Se contradicen autoridades del penal en Ramos Arizpe en muerte de reo

* Las hipótesis comentadas a la viuda del interno muerto y el certificado de defunción oficial son diferentes a las versiones entregadas a los medios locales de Saltillo y Coahuila

Por Víctor Hugo Arteaga, Enviado Especial

SALTILLO, mayo 18 (XPFM). -Las autoridades del Centro Federal de Reinserción Social (CPF) 18 de Ramos Arizpe emitieron versiones contradictorias a los medios de comunicación locales, en el caso del fallecimiento del interno Oliver Eduardo Ramos Cardoza ocurrida el lunes anterior.

Autoridades de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) visitaron e inspeccionaron el cuerpo del reo fallecido el 15 de Mayo antes de sus servicios fúnebres en Guadalupe, Nuevo León, en busca del esclarecimiento y las verdaderas razones del fallecimiento.

De acuerdo a testigos que presenciaron el operativo en el interior del penal, Óliver Eduardo Ramos Cardoza fue brutalmente golpeado por un grupo de policías antimonites en el interior de su celda y esposado de pies y manos por detrás, retirado de ella sin sus zapatos y llevado boca abajo sangrando de cabeza y boca, aún con vida y gimiendo de dolor, pero sin poder ya hablar, según confirmó su viuda a este medio.

El miércoles medios de prensa de Saltillo y Torreón, afines a la administración del penal federal de Coahuila, aseguraron que la muerte del reo de 28 años de edad en el interior del CPF 18 fue por un ataque de ansiedad que lo habría descontrolado y provocado que se auto infringiera las heridas y golpes que le provocaron un paro cardiaco.

XPECTRO FM tuvo acceso al certificado de defunción oficial expedido por la Secretaría de Salud del estado con folio número 230045031 con fecha 15 de mayo del año 2023 y firmado por el certificante José Alejandro González Reséndiz con cédula 898684.

En el certificado el médico legista, José Alejandro González, sólo utilizó el inciso “A” de la sección “Causas de la defunción” y dejó en blanco los incisos B, C y D, en los que pudo anotar otras posibles causas que provocaron la muerte de Ramos Cardoza.

El médico certificante no escribió en el documento oficial de defunción que el infarto fuera provocado por lesiones internas a causa de los supuestos golpes auto provocados por Oliver Eduardo Ramos.

Los médicos encargados de realizar los trámites y el certificado de defunción le aseguraron a la señora Guadalupe Abigail Ávila, viuda de Ramos Cardoza, que el corazón de su esposo pudo fallar por presión, pues al estar en un ambiente carcelario la presión suele ser más intensa que para los hombres que no están en prisión.

El equipo forense de la CNDH obtuvo otros datos tras la revisión presencial del cuerpo del reo del penal federal de Ramos Arizpe y se encuentra en etapa de investigación, después de entrevistar a otros reos el jueves al interior del penal federal, que dirige Jetzael Martínez Cisneros.

En ningún momento los funcionarios del CPF 18 que le confirmaron la muerte y le entregaron el cuerpo de su esposo le informaron del “ataque de ansiedad” que 24 horas después divulgaron entre los medios de prensa de Coahuila.

Las hipótesis comentadas a la esposa de Ramos Cardoza concuerdan con lo señalado de manera oficial en el certificado de defunción a pesar de sus inconsistencias, pero separadas por completo de la versión entregada por las autoridades del penal encabezado por Jetzael Martínez Cisneros.

“Me dijeron que el estado de salud de mi marido estaba muy bien, que en los estudios nada más salió un poquito, pero nada más un poquito alto en colesterol, pero nada que lo afectara de manera significativa.

“Cuando les cuestioné si mi marido tenía golpes, si tenía moretones me dijeron que no tenía nada y ahora dicen que sufrió un ataque de ansiedad. Dónde están los videos en el que se ve a los custodios corriendo a la celda como lo dicen, es un penal de máxima seguridad, todo debe quedar registrado en los videos”, expuso Guadalupe Ávila.

En entrevista a XPRCTRO FM y la Nueva Radio 105.3 FM de la Ciudad de Nécico, Guadalupe Abigail Ávila confirmó que la persona que llenó el certificado de defunción fue la misma que habló con ella y le dio varias hipótesis sobre el por qué de la supuesta falla cardiaca de su esposo, pero que jamás le comentó de la crisis de ansiedad y menos que se auto infringiera golpes.