Rocío Nahle acusa: “Soy víctima de una campaña sucia”

“Rocío Nahle, firme como un roble, parece incansable”. Foto: Cuartoscuro.

* “Rocío Nahle García, exsecretaria de Energía del Gobierno Federal y actual candidata de MORENA al gobierno de Veracruz, responde a los cuestionamientos que pesan en su contra”.

Ricardo Ravelo

Ciudad de México, 18/04/2024.- Rocío Nahle García, exsecretaria de Energía del Gobierno Federal y actual candidata de MORENA al gobierno de Veracruz, responde a los cuestionamientos que pesan en su contra sobre presuntos contratos amañados en la refinería de Dos Bocas; compra de mansiones en Veracruz, Nuevo León y otros estados, así como su fortuna, la cual habría sido amasada durante su paso por el gobierno de la llamada Cuarta Transformación.

Sobre la casa en el fraccionamiento “El Dorado” –una de las zonas más caras de Boca del Río, Veracruz, la candidata al gobierno de Veracruz afirma que la residencia no es de su propiedad.

“Es una casa de 365 metros cuadrados que es propiedad de la sobrina de mi esposo, Maribel Hoyos Peña, quien junto con su esposo la adquirió en 2021 pero no la habitaban. Esa casa yo la conocí en agosto del año pasado y a mi esposo y a mi nos encantó y decidimos rentarla”.

–¿Cuánto paga usted de renta? –se le pregunta

–treinta y cinco mil pesos mensuales y aquí está el contrato de arrendamiento.

–Y qué tiene que decir sobre el departamento de San Pedro Garza García, Nuevo León, que según versiones públicas cuesta veintiocho millones de pesos?

–Es falso que cueste esa cantidad. Ese inmueble lo compramos en 2015. Tiene 125 metros cuadrados y lo adquirimos con un crédito bancario porque mis hijos se fueron a estudiar a Monterrey. Esa fue la razón por la que lo compramos. Su valor es de unos cuatro millones de pesos. Pero si alguien me da veintiocho millones, pues se lo vendo.

Otra de las propiedades fastuosas que públicamente se le han atribuido a Nahle es una residencia en Miami, valuada en varios millones de dólares.

Dice:

“Yo no tengo esa propiedad, es más, ni siquiera conozco Miami. Es otra infamia, otra calumnia”.

Expone que desde que era diputada federal renta un departamento en la Ciudad de México, en la colonia Anáhuac, que le cuesta veinte mil pesos mensuales. Lleva nueve años viviendo en ese inmueble y cuenta que en su declaración patrimonial, que es pública, señala que tuvo una casa en Villahermosa que ya vendió hace algunos años.

Durante casi cuatro horas de conversación en una de sus oficinas de campaña en Boca del Río, Veracruz –el feudo de Miguel Ángel Yunes Linares, exgobernador de Veracruz –Nahle García también rechaza que su esposo, José Luis Peña Peña, cuente con dos jubilaciones como trabajador de Petróleos Mexicanos.

Explica:

“Mira, a él lo despidieron en la etapa del panismo, durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. Su despido fue injustificado. Lo que él hizo fue interponer una demanda laboral y fue reinstalado en su puesto con todos los derechos que le correspondían. Pero de eso a que tenga dos jubilaciones, la verdad me parece aberrante que digan eso. Todo esto es parte de una campaña sucia orquestada por Miguel Ángel Yunes. No lo puedo comprender de otra manera. Ellos están muy enojados porque me vine a meter a su territorio, porque quiero decirte que este clan siente que son los dueños de Veracruz. Tanto, que una publicidad de campaña de ellos decía: Veracruz es nuestro.

–¿Públicamente a usted se le atribuyen muchísimas propiedades y un manejo millonario en su campaña que contrasta con el discurso de la austeridad pregonado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿Cuánto ganaba como Secretaría de Energía?

–126 mil pesos, tres mil pesos menos que el presidente.

–O sea, casi la humildad franciscana? –se le cuestiona

–No tanto, pero no tengo abusos en mis gastos. Gasto lo razonable porque lo importante es mi proyecto para el estado de Veracruz y no necesito el dispendio. La gente sabe distinguir eso.

Y abunda que el domingo pasado, cuando fue su cumpleaños, en un municipio de la sierra de Zongolica, los pobladores la festejaron. “Hasta me llevaron pastel”, dice con una sonrisa plácida. Mis actos en realidad son masivos porque la gente quiere que siga la Cuarta Transformación en el estado.

Rocío Nahle ha enfrentado abucheos en Veracruz y Boca del Río, el territorio que dominan Miguel Ángel Yunes y sus hijos. “Todo ha sido orquestado por ellos y la gente lo sabe. Están muy enojados que yo esté trabajando desde aquí (Boca del Río, Veracruz) que es territorio de ellos. Y a donde voy me arman campaña sucia. El otro día fui al municipio de Lerdo y ahí una señora a la que le mataron a su hijo me armó un sainete por este suceso lamentable. Y eso bastó para que pretendieran boicotearme el evento. No se vale. Estoy contra viento y marea pero sí te quiero decir algo muy serio y firme: Voy a ganar la gubernatura de Veracruz.

Transcurrían las horas y el tema obligado se impuso: la refinería de Dos Bocas, cuestionada como una obra improvisada, plagada de fallas, con alto costo (más allá de lo presupuestado) y que al final, según se afirma, sigue sin producir combustibles. La planta, de acuerdo con el proyecto del Gobierno Federal, se construyó para abatir la importación de combustibles. Pero se asegura que a cinco meses de que el presidente deje el cargo nada produce.

Rocío Nahle escucha con atención el planteamiento. Luego, ataja:

“Esta refinería es un gran proyecto. Se hizo en tiempo récord. Una obra como esta tarda unos diez años en construirse. Nosotros la hicimos en cuatro años. Lo que ocurre es que todas las fases deben ser sometidas a pruebas y eso tarda porque el presidente me instruyó que no quería nada de improvisaciones y menos relajar la seguridad de obreros y de la planta. Entonces todo esto ha llevado tiempo”

–¿Por qué no produce? –se le inquiere

–El primero se septiembre de 2023 nosotros sacamos la primera gasolina primaria. La refinería consta de 17 plantas de secuencia y una torre de destilación. En la primera destilación sale la primera gasolina. La carga se metió el 31 de agosto. La gasolina primaria es de bajo octanaje, pero ya es gasolina.

Rocío Nahle, firme como un roble, parece incansable. Destila energía por todas partes y, con ese ímpetu, sostiene que en septiembre de 2023 la refinería pasó todas las pruebas de arranque. Por eso el presidente López Obrador ordenó que ya fuera tomada por Pemex y que la pongan a operar. Ya produce diésel. Faltaba la planta catalítica, que es la que nos da el octanaje de la gasolina, pero eso es cosa de nada para que ya empiece a operar con normalidad. En todo esto está trabajando también la empresa Samsung. La refinería consta de 17 plantas y cuenta con un cuarto de control que no lo tiene ni la NASA. Necesitas ir a verla y recorrerla. Es una gran obra.

–Se cuestionó mucho públicamente que la zona donde se construyó la refinería se inunda. Hay alguna explicación al respecto?

–Si, tuvimos que dragar en el mar para ganar terreno y nivel. La refinería tiene cinco metros sobre el nivel del mar, más que la terminal de Dos Bocas, que cuenta con tres metros. Al dragar se metió el agua pero ese tema fue corregido.

–Se le atribuyen a usted grandes ganancias y millonarias por los contratos de obra de la refinería. ¿Qué responde a esto?

–Es falso. Fui supervisada permanentemente. Tuve ochenta auditorías por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF); fui permanente revisada por el Órgano Interno de Control y por KPMG (auditor externo). No tuve ninguna observación de daño patrimonial. Sólo hubo observaciones administrativas menores que se subsanaron.

–Pero se benefició con contratos.

–A mi que me digan cuáles. Es muy fácil hablar. Mi esposo iba a la refinería. Me acompañaba. Pero cuando empezó toda esta campaña sucia dejó de ir. Le pedí que no se parara por la refinería.

–Se cuestiona mucho su relación de negocios con Juan Carlos Fong. Es su socio?

–No

–Entonces por qué la cuestionan por esa relación?

–Esta persona es la que más maquinaria tiene en el país y a él se le encomendó, no yo sino la empresa holandesa que ganó la licitación, limpiar 600 hectáreas del terreno donde se construyó la refinería. Se tenía que retirar la tierra y rellenar el terreno con tierra buena. Para ello, se tuvo que dragar en el mar para hacer el relleno. El contrato fue por cinco mil millones y el concurso lo ganó un consorcio holandés. Hay tres empresas de Veracruz que se unieron y constituyeron la compañía Huerta Madre y fueron contratados por los holandeses. Nada tuve que ver en eso.

Respecto a la presunta sociedad que Nahle tiene (o tuvo) con Juan Carlos Fong y la familia Quintanilla, el diario Reforma publicó el 31 de mayo del 2020 una nota respecto a esos lazos de negocios.

Nahle García lo negó y envió una carta al diario que –dice ella –no fue publicada por el cotidiano.

Algunos pormenores de la carta que, según ella, el diario Reforma rechazó publicar se extractan a continuación:

…”El señor Arturo Quintanilla Hayeck, a quien el periódico Reforma hace referencia de ser dueño de la empresa “Huerta Madre”, no tiene participación, ni es integrante o accionista en dicho consorcio, como consta en el acta constitutiva.

“También cabe señalar que el empresario no trabaja en ninguna área de construcción de la nueva refinería, incluso, es necesario mencionar que no ha participado en ninguna de las bases de licitación emitidas por la filial de Pemex PTI Infraestructura de Desarrollo, que tiene a su cargo la ejecución de la obra de Dos Bocas.

“Respecto a la participación de los sobrinos del señor Quintanilla en las bases de licitación emitidas en el sistema federal de Compranet, donde el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), invitó en forma abierta, pública y transparente a participar a empresarios mexicanos y extranjeros para adquirir cierto número de ventiladores, no hubo injerencia alguna de mi parte o de cualquier funcionario público.

“La empresa BIDECOM y Eenergy S. A de C.V., participó como cualquier otra, siendo desechada su propuesta”.

–¿Cuál fue el costo final de la refinería de Dos Bocas?

–Ocho mil millones de dólares, aunque no me atrevo a decir otra cifra porque ya no estoy en la Secretaría de Energía. Eso le tocará a los actuarles responsables.

Rocío Nahle asegura que será la próxima gobernadora de Veracruz y asegura que la encuestadora Demotecnia la coloca por encima de cualquier otro aspirante.

Ya aprendí a caminar en el campo de la política porque en 2012 participó al lado de Andrés Manuel López Obrador como candidata a diputada federal y perdí por mi inexperiencia. Me confié en el IFE y me hicieron un fraude.

En el 2018, en campaña rumbo al Senado de la República, hice un trabajo mucho mejor organizado. Caminé municipio por municipio, como lo estoy haciendo ahora. Actualmente tenemos mucho más estructura. Yo traigo el sello de Morena, soy fundadora de este movimiento. Estoy recorriendo el estado. Llevo 148 municipios de los 212 que tiene Veracruz y la aceptación ha sido estupenda.

–Considera usted que le acompañan para bien o mal los nulos resultados del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez?

–El gobernador ha hecho un buen trabajo, en la sierra, por ejemplo, ha abierto muchos caminos, ha comunicado a muchísimos pueblos y esa gente está muy agradecida con él gobernador.

–¿Observa algún riesgo de que se opere un fraude electoral?

–No estoy confiada, aunque traiga 24 puntos arriba de los otros candidatos. Eso no lo digo yo: lo dice Demotecnia, la encuestadora. No me confío. Lo que sí te puedo asegurar es que yo seré la próxima gobernadora de Veracruz.

Después de cuatro horas de charla, el café estaba frío. Las botellas de agua se habían agotado. Una de sus asistentes abrió la puerta del privado y dijo:

–¿Hace falta algo? ¿Más café?

–No, muchas gracias –respondí con el tono suave de un minué.

Y me despedí con un apretón de manos.

Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.