Raymundo Jiménez García

* DANTE: EL FACTOR JALISCO

Xalapa, Ver., 12 de julio de 2023.- Dante Delgado, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano (MC), no es un político ingenuo ni improvisado. Ha dejado de ser aquel joven arrebatado –lo que hace 27 años motivara que el régimen represor del PRI lo llevara ilegalmente a prisión– y ahora, en su madurez, es muy calculador.

Este lunes, al presentar parte de las conclusiones de las propuestas elaboradas por el llamado Mexicolectivo –plataforma integrada por diversas agrupaciones y líderes políticos para conformar una nueva visión de país–, Delgado subrayó que en México hacen falta opciones políticas nuevas, modernas, alejadas de las viejas formas que ya fracasaron; de las formas que sólo ven el poder como un medio para tener más poder o para satisfacer una necesidad de revancha.

“De corazón, entiendo la ansiedad de cúpulas y biempensantes que, en su afán por detener al régimen actual, se ven seducidos por el espejismo de las promesas de la vieja política. Les pido paciencia, serenidad y confianza”, expresó Dante, quien aún se niega a sumarse al Frente Amplio por México pero que en la sucesión estatal de 2018 se alió en Veracruz con PAN-PRD para postular a la gubernatura al hijo del entonces gobernador panista Miguel Ángel Yunes, que en diciembre de 1996, como secretario general de Gobierno, fue el encargado de encarcelarlo.

El dirigente de MC hace recordar la última película franco-española titulada “Ese oscuro objeto del deseo”, que en 1977 dirigió el laureado cineasta Luis Buñuel, cuya trama se desarrolla durante un viaje en ferrocarril, en el que el protagonista Mathieu Faber cuenta a sus compañeros de compartimento su historia sentimental con Conchita, una seductora mujer a la que tratará de conquistar. Sin embargo, ella siempre consigue eludir sus devaneos, a pesar de darle esperanzas.

Y es que del tajante “con el PRI ni a la esquina” y de su reiterativo rechazo a subirse a lo que llamó “el Titanic” del PRI-PAN-PRD, ahora, ante las presiones, Dante ha lanzado un guiño a los aliancistas que impulsan a la senadora Xóchitl Gálvez para la candidatura presidencial. Sin embargo, aunque el veracruzano llama “amiga” a la hidalguense, sostuvo: “Por favor, primero tendría que darse un proceso democrático, y no se ha dado. Entonces, parte de la simulación y de las viejas prácticas es esa: simular ante la sociedad, creo que lo más importante es hablar de cara a la sociedad”.

Delgado Rannauro está enfermo de protagonismo, el mismo mal del que adolecía el recién fallecido Porfirio Muñoz Ledo y cuyos desplantes de demócrata parece querer imitar el veracruzano. El dirigente del partido naranja tiene confundidos hasta a sus propios aliados de MC, como al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien recién declaró al periodista Ciro Gómez Leyva que “Dante Delgado me estaba aplicando un diálogo simulado”.

La preocupación de Alfaro, quien anunció su retiro de la política al término de su administración, es que quiere entregarle la gubernatura en diciembre de 2024 a otro emecista, para lo cual está considerando la conveniencia de aliarse con PAN-PRI-PRD, pues las encuestas indican que, si hoy fueran las elecciones, la coalición Morena-PT-PVEM ganaría Jalisco –entidad cuyo padrón electoral ya es el tercero del país, superando a Veracruz– con una diferencia de entre 6 y 8 puntos porcentuales si es que MC contendiera solo.

La más reciente encuesta realizada por Demoscopía, realizada el 19 de junio pasado, arrojó que si los partidos fueran solos a la elección de gobernador, Morena tendría 33.8% de los votos; MC, 26.3%; el PAN, 12.7% y el PRI, 8.4%.

Si la competencia se diera entre coalición, pero con MC solo, el resultado sería el siguiente: Morena-PT-PVEM obtendría 36.8% de la votación; MC, 30.8%, y la coalición PAN-PRI-PRD, 17.4% de los votos.

Estas cifras coinciden con otras encuestas realizadas entre los meses de marzo y mayo, que dan a Morena una preferencia electoral del 34% y a MC del 23%.

Entrevistado este lunes precisamente sobre las diferencias dentro de Movimiento Ciudadano luego de que Enrique Alfaro y el senador Clemente Castañeda, fuerte aspirante a la gubernatura, se inclinaron por sumarse al frente opositor si su candidata presidencial es la senadora panista Xóchitl Gálvez, Delgado Rannauro afirmó que en el partido naranja no hay división, sino puntos de vista diferentes. Y acerca del mandatario jalisciense, quien declinó buscar la candidatura presidencial y anunció su retiro una vez que concluya su gobierno el año entrante, Dante indicó que hay que respetar su posición, pero aclaró que Alfaro no ha salido de MC, “sigue ahí”.

Pero ayer, entrevistado por el periodista Joaquín López Dóriga, el dirigente nacional de MC no se descartó como un posible candidato presidencial para la elección de 2024.

Dante enlistó a cinco perfiles que podrían contender por el partido naranja a la Presidencia de la República: el alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas; al diputado federal Jorge Álvarez Máynez; al gobernador de Nuevo León, Samuel García; la senadora Patricia Mercado, y él, ya que dijo que el jalisciense Enrique Alfaro también estaba considerado como una opción para los comicios de 2024, pero el propio mandatario tapatío rechazó esta posibilidad.

“En caso necesario, Movimiento Ciudadano no se queda sin candidatura, y, en dado caso, estoy yo mismo. Espero no ser el candidato para que le toque a una nueva generación vigorosa y que gane la candidatura”, enfatizó Delgado Rannauro, quien luego de ser gobernador sustituto de Veracruz no ha ganado una sola elección en el estado que gobernó de 1988 a 1992. Y es que en dos ocasiones, en 2004 y 2010, contendió por la gubernatura de Veracruz en alianza con el PRD y PT, pero no ganó. En el 2006 su primer escaño senatorial lo ganó como candidato de primera fórmula y, en 2018, llegó por segunda vez a la Cámara alta del Congreso de la Unión por la vía plurinominal.