¿Qué es la canícula y cuánto tiempo durará la temporada de calor?

Cadenapolítica.com

Ciudad de México, 14 de junio de 2023.- Durante la canícula, un periodo de calor intenso que dura alrededor de 40 días, gran parte de México experimenta temperaturas superiores a los 45°C. En el año 2023, se espera que la Ciudad de México también experimente un aumento histórico en el calor.

Los pronósticos climáticos afirman, que el final de esta época calurosa no llegará hasta finales de agosto, mientras que las sequías y la falta de lluvia continuarán. Las autoridades pronostican que aproximadamente 20 entidades federativas serán más afectadas, incluyendo Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

En junio de 2023, como es habitual, la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) ha explicado que las olas de calor son periodos inusuales en los que las altas temperaturas afectan a los mexicanos durante varios días consecutivos.

En esta ocasión, se ha advertido que la duración podría superar los tres días habituales. Las autoridades recomiendan tomar precauciones, como permanecer en lugares ventilados, evitar salir entre las 11:00 a.m. y las 4:00 p.m., usar ropa suelta y de algodón, usar gorra, aplicar protector solar y mantenerse hidratado a lo largo del día.

La escasa precipitación y el aire caliente empeoran la sensación térmica durante este fenómeno. En años anteriores, en algunos estados del norte del país se han reportado casos de deshidratación acelerada debido al calor. Lamentablemente, en junio de 2023 se registraron cinco muertes relacionadas con las altas temperaturas.

¿Cómo se origina la canícula?

Este fenómeno se produce debido a una intensificación y desplazamiento hacia el oeste de una alta presión atmosférica en el Océano Atlántico, junto con vientos en niveles bajos que atraviesan el mar Caribe.

La canícula provoca una disminución de las lluvias, ya que los fuertes vientos desde el este evitan la formación de nubes sobre los mares. En promedio, la canícula afecta casi todo el territorio mexicano y eleva la temperatura hasta alcanzar los 37 grados Celsius, lo que provoca sequías y el calentamiento del aire.

Estos factores pueden representar un riesgo para los niños y los adultos mayores, quienes deben ser vigilados constantemente para prevenir enfermedades relacionadas con el calor.