«Los policías lo mataron»: Padre de Alexis

* Estudiaba enfermería en Chetumal y en septiembre se iba a titular
* Raúl Solís, su amigo está detenido sin conocer porque delito; amigos y familiares piden justicia

IRMA SANTANDER | CODIGOVERACRUZ.COM

Coatzacoalcos, Ver., 10 de agosto de 2023.-«Los policías lo mataron, dispararon contra el carro, mi hijo estaba estudiando medicina y en septiembre era su titulación en Chetumal, él vino de vacaciones y pasó esto», afirmó don Gustavo Moreno padre de Alexi, joven de 23 años que falleció tras los disparos de los elementos de la Policía Estatal.

Consternado sin creer que Alexis ya no está, el señor Gustavo es taxista, vive en la colonia Villas del Sur, son de escasos recursos y con esfuerzo su hijo estudiaba fuera de la ciudad.

«Yo quiero que se haga justicia, qué caiga todo el peso de la ley», dijo entre llanto afuera de la Unidad Integral de Justicia en el poniente de Coatzacoalcos.

Con voz entrecortada, Gustavo recriminó porque los policías estatales dispararon la unidad color roja que conducía Raúl Solís, quien era amigo de Alexis, ambos salían de una reunión con sus amigos de la preparatoria en la colonia 24 de Octubre.

Hoy Raul Solís, joven estudiante de Diseño Gráfico en la Universidad Istmo Americana, está detenido. Un universitario deportista, amante del fútbol, sin ningún vicio: no fuma, no ingiere bebidas alcohólicas ni consume drogas.

LOS POLICÍAS SON CULPABLES

«Fueron culpables (policías) porque no tienen porque disparar, hubieran disparado a las llantas para detenerlos, porque dispararon», reiteró una vez más.

Dijo que son de escasos recursos, él es taxista y vive al día.

SON JÓVENES SANOS

La señora Carolina Vázquez, es madre de una de las, Amigas de Raúl y Alexis.

Ella, relató qué a los dos los conocía, los describió como unos jóvenes sanos sin malicia.

«Alexis era un niño tierno muy cariñoso, a todo mundo le caía bien; y Raúl es un muchacho muy tranquilo son jóvenes de bien, queremos justicia para los dos, ya basta de tanta corrupción», abundó.

Rechazó qué los chicos trajeran armas, por lo que temen qué les siembren delitos.

El día de los hechos convivían en una reunión con los amigos de la preparatoria, luego de varios meses de no verde porque cada uno estudiaba en universidades diferentes.

«Somos amigos de los dos jóvenes, estaban en una reunión, todo ocurrió afuera de la casa de Raúl en la colonia Benito Juárez», finalizó.

La delegación regional de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Coatzacoalcos abrió una investigación por los hechos.