«La infelicidad en la era digital»: Dr. Jeremías Zúñiga Mezano

Veracruz, Ver., 22 de junio de 2023.- La ansiedad y la depresión generada por el uso del internet, las redes sociales y el whatspp, crece por la cantidad de tiempo que pasan las personas conectadas, en promedio las personas pasan en internet entre 6 y 8 horas al día, en redes sociales 3 horas y 20 minutos y en whatsapp entre 2 y 4 horas diarias.

En la actualidad los seres humanos, como nunca en la historia, cuentan con una variedad de satisfactores recreativos, de convivencia social y familiar, así como avances tecnológicos que les permiten tener una mejor calidad de vida. Sin embargo, cada vez más personas experimentan altos niveles de infelicidad, principalmente debido a la manera de utilizar el internet, las redes sociales y el whatsapp.

En la era digital, las personas tienen acceso ilimitado a la información y la comunicación a través de internet, redes sociales y whatsapp. Estas plataformas ofrecen un mundo virtual lleno de posibilidades y conexiones sociales, pero también generan una serie de problemas psicológicos. Los niños, adolescentes y jóvenes son los más vulnerables a estos efectos negativos debido a su falta de madurez emocional y la nula supervisión en el uso por parte de sus padres, lo cual incrementa la comparación social y el bombardeo de información cargada de estereotipos de marketing que buscan inducir al consumo y estilos de vida, que para la mayoría son inaccesibles.

El uso constante de las redes sociales lleva a una permanente comparación con los demás y la sensación de tener una vida inferior. Las personas suelen mostrar sus momentos felices y exitosos, generando frustración y disminuyendo la autoestima de quienes no tienen ese nivel de vida. Sin embargo, también hay personas que comparten momentos de tristeza, depresión, melancolía, carencia, soledad, incomprensión, los cuales suelen agruparse con individuos con problemas similares, buscando empatía, comprensión y atención.

Aunque parezca contradictorio, el uso excesivo del Internet, las redes sociales y el whatsapp puede llevar al aislamiento social. Los individuos pasan tanto tiempo conectados a sus dispositivos que descuidan las relaciones personales y se pierden los momentos de interacción afectiva.

El internet, las redes sociales y el whatsapp pueden generar una dependencia similar a otras adicciones. La necesidad de estar conectado, revisar las notificaciones y contestar de inmediato los mensajes puede provocar agobio, presión, intranquilidad, pérdida de la concentración, hábitos compulsivos, falta de control, bajo rendimiento laboral, problemas con la pareja y falta de atención familiar.

Cinco acciones sencillas de realizar, pero complejas de aplicar para tener una vida equilibrada que nos acerque a la plenitud y satisfacción son:
1. Limitar el uso del Internet, las redes sociales y el whatsapp: Establecer la finalidad del uso de cada recurso tecnológico (recreativo, lúdico, laboral, escolar, formativo, etc.) y determinar los límites en cuanto al tiempo que se utilizan estas plataformas tecnológicas, ayuda a reducir la infelicidad y la ansiedad generada por estas herramientas.

2. Abraza, besa, acaricia y expresa lo importantes que son tus amigos y familiares: Es necesario expresar nuestros sentimientos y emociones a través de caricias, besos, abrazos y palabras que destaquen la importancia que tienen las personas en nuestra vida. Jamás una relación virtual podrá tener el mismo efecto emocional que sentir los efectos de los besos, abrazos y caricias que puede darte un ser querido.

3. Priorizar las relaciones personales: Es importante que los padres y maestros enfaticen la trascendencia de darle prioridad a las relaciones presenciales, en lugar de destinar la mayoría del tiempo a las relaciones virtuales, para fortalecer la conexión y el apoyo emocional con amigos y familiares. Muchos niños, adolescentes y jóvenes no logran distinguir la importancia y la diferencia entre las interacciones personales y las virtuales, incluso en algunos casos hay quienes prefieren sólo relacionarse virtualmente como un mecanismo de autoprotección y comodidad, lo cual los lleva a alejarse de la realidad, a no ser tolerantes a la frustración, limita su resiliencia, afecta el desarrollo de habilidades sociales e intrapersonales.

4. Realizar actividades al aire libre: Dedicar tiempo para cuidar de uno mismo, tanto física como emocionalmente, es esencial para encontrar la plenitud y satisfacción en la vida. Realizar actividades, como ir a un parque, caminar, jugar con los hijos, pasear al perro, lavar el automóvil, observar la naturaleza, generan un estado de bienestar reduciendo las probabilidades de padecer ansiedad o depresión.

5. Cuidar nuestra salud mental: Hay situaciones que requieren la intervención de un profesional de la salud mental, principalmente cuando las personas ya no pueden estar sin la conectividad del internet, las redes sociales o el whatsapp, porque les provoca ansiedad o cambios es su conducta. Cuando ya no quieren salir del cuarto de su casa, podrían estarse mostrando síntomas de una posible afectación a su estado de ánimo que puede convertirse en una depresión. En la actualidad es importante cuidar la salud mental, de ahí la necesidad que en todas las escuelas y empresas se cuente con un departamento de atención psicológica que prevenga y detecte situaciones graves. Los psicólogos y terapeutas pueden ofrecer herramientas y estrategias para manejar las emociones negativas y promover una vida más plena y satisfactoria.

Para ser mejores en nuestra vida personal, familiar y social, es necesario que se fortalezcan los lazos emocionales y de amistad, en la medida que se interactúe presencialmente se incrementa la confianza, se mejora la salud mental y las personas son más felices.

Ser, Para Servir y Trascender. JZM

#ParaSerMejores

Dr. Jeremías Zúñiga Mezano
Twitter: @Jeremiaszm
Página de Facebook:
@ParaSermejores Jeremias Zúñiga Mezano