La crisis de la democracia/Jeremías Zúñiga Mezano

Veracruz, Ver., 07 de junio de 2023.- La participación ciudadana es la columna vertebral de la democracia, es determinante para que los gobernantes actúen de manera correcta y en beneficio de todos. Los ciudadanos tienen el poder de elegir a sus representantes a través de su participación en los procesos electorales, además pueden contribuir en la toma de decisiones y en la construcción de políticas públicas que resuelvan las necesidades de la población.

Sin electores, las elecciones sólo son un espectáculo vacío de participación ciudadana. Es por ello, que desde la sociedad se debe promover la participación ciudadana en todos los temas de política, democracia y gobierno con la finalidad de crear conciencia sobre la importancia de ejercer los derechos políticos. Por tal motivo, es necesario que además del Instituto Nacional Electoral (INE), las organizaciones políticas, civiles, sociales, empresariales, colegios de profesionistas, por mencionar algunas; realicen campañas de información, difusión y promoción acerca de la importancia de la participación ciudadana en los procesos electorales, sobre los derechos políticos y en la creación de políticas públicas, con el objetivo que los ciudadanos pasen de espectadores de la democracia y se conviertan en actores de la vida pública de México. Urge que la participación ciudadana en política que se realiza en las redes sociales, que los electores de café que trasforman a México y los demócratas que desde la comodidad del sofá de su casa impulsan la participación en las elecciones, dejen de soñar despiertos, abandonen la desidia y participen a través de las vías institucionales.

En muchos países el abstencionismo en las elecciones es un problema grave, en México es sólo parte de las estadísticas del proceso electoral, hasta el día de hoy no se han tomado acciones de política pública para conminar a los ciudadanos a votar en las elecciones. Por lo tanto, los electores dicen “para que participo sino pasa nada”, y en efecto, no hay una consecuencia por no ejercer un derecho y obligación constitucional.

La crisis que vive la democracia debido al desinterés y baja participación ciudadana en las elecciones exige que se realicen cambios al sistema de partidos, uno muy importante es acabar con el monopolio de la postulación de candidatos, que tiene la finalidad de excluir a la sociedad en general para que unos cuantos se repartan las posiciones de poder político para acceder al poder económico. Una forma para incentivar la participación ciudadana en los procesos electorales sería a través de la postulación de candidatos externos en los partidos políticos, esto sin gatopardismo, porque en muchas ocasiones quieren hacer pasar de candidato independiente al compadre del dirigente del partido, al amigo del diputado o al empleado del alcalde, provocando la indiferencia ciudadana al proceso electoral, al impedir que un ciudadano sin una afiliación política sea el abanderado del partido en las elecciones. Se debe tener presente, que no acudir a votar sólo contribuye a perpetuar los problemas existentes y a que los políticos de siempre sigan manteniendo el poder, brincando de cargo en cargo para continuar viviendo del presupuesto. La apertura de los partidos políticos a los ciudadanos sin una militancia afín generaría una alternativa política al modelo tradicional. Las candidaturas externas son una forma de acabar con el monopolio de los políticos tradicionales que han llevado a la ruina a México, pero que en cada elección se presentan como la opción de cambio para la sociedad.

En la actualidad los partidos políticos viven una crisis de credibilidad y confianza, a pesar de esto se niegan a renovar sus dirigencias y jubilar a las figuras que en el pasado ocuparon una posición de liderazgo, pero hoy representan en gran medida a lo peor de la clase política mexicana, a la corrupción. Algunos partidos tienen como único objetivo conservar su registro político ante el INE, con la finalidad de continuar recibiendo los recursos públicos provenientes de las prerrogativas. En la actualidad existen siete partidos políticos, pero sólo tres opciones electorales.

La participación democrática es más que sólo acudir a votar en las elecciones, debe ser un estilo de vida que se practica en casa y se refleja en la sociedad, además debe haber una posición activa, crítica y comprometida en la construcción de la sociedad en la que queremos vivir. Es necesario que los ciudadanos estén involucrados en todo momento en los debates para la elaboración e implementación de las políticas públicas y en la vigilancia de las acciones de los gobernantes.

La participación ciudadana es fundamental para la democracia y el buen gobierno. Los ciudadanos tienen un papel fundamental en la creación de políticas públicas y en la elección de sus gobernantes. Es importante que existan mecanismos diferentes y efectivos que promuevan y faciliten la participación ciudadana en todos los aspectos de la política, la democracia y el gobierno, teniendo la firme voluntad de participar de manera activa, crítica y comprometida en la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

La participación ciudadana es necesaria en el proceso de construcción de políticas públicas para que las necesidades y demandas de la sociedad sean escuchadas y resueltas por los gobernantes, de ahí la importancia de participar a través de las consultas, mesas de trabajo, foros, entre otros mecanismos que permiten a la población ser parte activa en la toma de decisiones para resolver los problemas de los mexicanos.

#ParaSerMejores

Ser, Para Servir y Trascender. JZM

Dr. Jeremías Zúñiga Mezano
Twitter: @Jeremiaszm
Página de Facebook:
@ParaSermejores Jeremias Zúñiga Mezano