La Contraparte… Óscar Pedro Reyes Castelán

* AMLO y su decisión

Veracruz, Ver., 18 de mayo de 2023.- Si el gran elector es el presidente Andrés Manuel López Obrador, como siempre ha sido en la política mexicana en estos casos, sin duda Claudia Sheinbaum Pardo y Rocío Nahle García serán las candidatas a la presidencia de la República y la gubernatura de Veracruz, respectivamente, por el partido en el poder, aunque las circunstancias remotamente podrían modificar esa voluntad, y, desde luego, sin que la decisión presidencial sea garantía de triunfo al 100%, frente a una sociedad que cada vez se muestra más empoderada y dispuesta a evitar que los morenistas conserven el poder. Las señales son claras, aunque parezca que existe un “plan b” para la elección presidencial con Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, o el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, y hasta el líder senatorial Ricardo Monreal Avila, estos últimos ya con franco ánimo de confrontación contra la favorita y por el abierto respaldo a “la favorita”; o en la entidad con el diputado Sergio Gutiérrez Luna para llegar a la silla principal de Palacio de gobierno; eso será imposible de lograr, aunque puedan aparecer en la lista de la consulta que hará MORENA “para seleccionar al abanderado”, que todos saben cómo se manejan esos amañados ejercicios, y estarían conscientes de que irían en calidad de sacrificados. La señal del presidente es tan clara como haberse otorgado a la doctora en Bioquímica por la UNAM, Annie Pardo Cemo, madre de Claudia Sheinbaum Pardo, el Premio Nacional de Ciencias 2022, en la categoría de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales. Sin ánimo de restarle méritos, pues ha sido académica durante 51 años en la máxima casa de estudios del país, su nominación es, sin embargo, una prueba más que apuntala el apoyo del máximo jefe político a la titular de gobierno de la Ciudad de México, y no tanto por lo que recibirá en dinero su madre, la doctora Pardo, de casi un millón de pesos. Ese ‘apapacho’ dista mucho del trato que reciben los otros que pretenden la simpatía presidencial, ni siquiera el “número 2”, Adán Augusto, que ha sido desdeñado por gobernadores en las visitas que ha realizado a varios estados del país, como en Veracruz, donde Cuitláhuac García Jiménez sí arropa, y en exceso, con su presencia y todo el aparato de gobierno, además de acarreados, para cobijar a doña Claudia. De la señora Nahle, ya no hay palabras críticas del Ejecutivo federal por su falta de resultados con la construcción y funcionamiento de la refinería de Dos Bocas, cuya fachada inauguró hace casi un año el presidente López Obrador, y cuyo plazo fatal para iniciar operaciones es, precisamente, en julio próximo, lo que difícilmente se logrará, aunque, conociendo como actúa el actual gobierno, es muy probable que se simule que ya funciona esa planta para facilitarle caminar hacia la candidatura a la política nacida en Zacatecas, para que intente gobernar a los veracruzanos. Es la la facultad política que siempre han tenido los presientes, en los 70 años que el PRI gobernó México, en los 12 años que le tocó al PAN y en el actual sexenio que le corresponde hasta ahora a MORENA.
Escriba a opedro2006@gmail.com