Jesús te Ampare… Cecilio García Cruz

* ¡SE FUE EL GRAN PORFIRIO MUÑOZ LEDO!

Xalapa, Ver., 09 de Julio de 2023.- Con profundo respeto al politólogo, escritor, diplomático e ideólogo mexicano Porfirio Muñoz Ledo, quien hoy falleció a los 89 años. En paz descanse.

Esta columna fue elaborada hace dos años.

Porfirio Muñoz Ledo, como Demóstenes (380-322 A.C.), venció la tartamudez infantil para coronarse como uno de los más grandes tribunos y talentosos políticos mexicanos.

Desde niños padecieron disfemia (trastornos del habla), obstáculo gigantesco que los inhibía para comunicarse.

Sus palabras se atropellaban en sus labios y no lograban hacerse entender.

Cuando aparecían los primeros rayos de sol, Demóstenes corría hacia la playa y se echaba un puñado de piedras en la boca para obligarse a hablar sin tartamudear. Esta disciplina de entrenamiento la ejercitó por años hasta lograr el flujo rítmico del habla.

Es de reconocer la perseverancia, el esfuerzo y la disciplina castrense de los dos personajes para alcanzar fama.

Largas sesiones diarias de lectura fueron determinantes para convertirse en elocuentes oradores, habilidosos políticos y diplomáticos excepcionales.

Muñoz Ledo, con más de 50 años de carrera como servidor público, pertenece a una estirpe de políticos intelectuales en extinción.

Abogado por la #UNAM y Doctor en Derecho Constitucional y Ciencia Política por la Universidad de París, se distinguió por ser uno de los mejores estudiantes de su generación.

Perpetrador constante de ingenios, en un programa de televisión (año 2000) se refirió indistintamente –con un alto grado de sorna–, al ex secretario de Gobernación González Garrido, como Patrocinio y Patrosimio.

A botepronto el político chiapaneco le respondió en una carta pública “…te digo Porfirio, aun cuando sigo teniendo presente que en la Facultad de Derecho tus íntimos te decían Popillo, ante tu ruboroso beneplácito…”.

“Para ti todo ha sido y todo es cambio y por eso no es extraño que le resulte natural intentar ahora cambios con mi nombre, en una actitud compatible con la frustración y edad, ya casi septuagenaria, que te ha convertido en el senil gordito, del tipo chile relleno, rebosante de alcohol, soberbia y traición que ahora en mi ausencia, se quiere graduar de chistoso haciendo mofa de mi nombre, cuando siempre te faltaron las estructuras biológicas necesarias para siquiera intentarlo cuando yo actuaba en la vida pública”.

En 1997 Muñoz Ledo –implacable consigo mismo–, soltó en breves frases los problemas por enfrentar: eliminar al PRInochet; inhibir al sindicato de “goriladores”; Ferro que ladra no muerde; Manuel Fraudet, “ojo, no se conoce mayor fraude en la historia que el que organizó Bartlett”.

Los principales discursos de Demóstenes fueron pergeñados con un contenido riguroso en contra del poder creciente del Rey Filipo II de Macedonia, a quien veía como una amenaza no solo para Atenas sino para todas las ciudades griegas.

Muñoz Ledo tiene un estilo demoledor para debatir con amigos y adversarios políticos.

Es la voz más crítica de la Cuatroté; lesrecrimina sus desafortunadas estrategias que han dejado a nuestro país a la deriva y sumido en la desventura, la humillación y la miseria.

En sus tiempos de gloria fue un remolino de tiempo completo, ventarrón no pocas veces y torbellino otras.

A través de su cuenta de Twitter y a sus 87 años, discrepa del presidente AMLO quien sostiene que la pandemia de Covid-19 ya se “domó”.

Considera “prematuro” el llamado del presidente a “no quedarnos inmovilizados en nuestras casas”, ya que los médicos aconsejan lo contrario.

“Nos invita (AMLO) a “recobrar” nuestra libertad”, aunque estimo que no la hemos perdido sino que debemos ejercerla con responsabilidad, solidaridad y en acatamiento a las normas establecidas”, remata el legislador.

A Muñoz Ledo le ha tocado protagonizar más de una lucha política y ha sustentado: “Yo tengo para mí, es la clave de mi filosofía desde hace mucho tiempo, que lo importante es la historia, no el poder personal. Se puede tener el poder personal y no estar en la historia, y se puede estar en la historia sin tener poder personal. Yo tengo otra filosofía de vida”.

Perspicaz como él solo, Porfirio no es monedita de oro; lo que sí es y será siempre “Genio y Figura hasta la Sepultura”… como Demóstenes.