Jesús Te Ampare/Cecilio García

* CIRO GÓMEZ LEYVA: ¿INCAPACIDAD O COMPLICIDAD?

Xalapa, Ver., 26 de junio de 2023.- Los últimos seis meses y medio no han sido los más sosegados para el comunicador Ciro Gómez Leyva.
El intento de asesinato que sufrió el 15 de diciembre de 2022 son los 12 segundos más confusos y traumáticos, que dieron un giro inesperado a su ritmo de vida.
Un cambio radical que lo ha fortalecido en su oficio que ejerce con profesionalismo y vigor, sabiendo que enfrenta actitudes poderosas y enfermizas de gran riesgo.
No olvidemos el viejo refrán español que reza: “El que paga, manda”.
Por razones desconocidas, no hay avances en la demanda interpuesta ante la Fiscalía de la #CDMX por este ataque despiadado y execrable.
Un juez de control negó la solicitud de la #FGJ para aumentar a 60 días la investigación.
O sea, en breve tiempo, la titular de la Fiscalía capitalina, doña Ernestina Godoy, deberá presentar la acusación y notificarla, para dar pie a la etapa intermedia.
Y Ciro, periodista excepcional y destacado promotor de la libertad de expresión, vive para contarla a una gran parte de la población mexicana y de otros países:
“Tengo la impresión de que una vez que comenzó a desvanecerse el impacto informativo, bajó el empuje de la investigación que hace la autoridad”.
Y advirtió que “parece ser que a la Fiscalía no le interesa dar con el autor o autores del crimen, por lo que se ha preguntado si se debe a un tema de incapacidad o de una complicidad”.
Por este escandaloso acto facineroso hay 13 personas implicadas, pero la Fiscalía “ignora” o se “reserva el derecho de admisión” del autor intelectual.
El conductor del programa estelar noticioso del Grupo imagen, subraya: “Alguien trató de matarme. No sé quién, no sé por qué. Y esa noche tuve suerte”.
Claudia Sheinbaum, la ex jefa de Gobierno, que sigue en plena campaña obsesionada por la candidatura presidencial, tendrá que pedir “línea” para resolver conforme a la ley el detestable suceso.
México y #Veracruz se han convertido a nivel mundial en una pesadilla para quienes desempeñan labores periodísticas.
El resultado es aterrador: asesinatos, desaparecidos y amenazas de muerte.
La impunidad pulula por todo el país.
Mientras Ciro vive un infierno rodeado de una turba de demonios que sueñan con eliminarlo porque saben que tarde o temprano difundirá –con datos precisos, concisos y macizos –el nombre de quién ordenó dispararle. Además es un prestigiado investigador que sostiene amistades sólidas con la clase política, jurídica y castrense.
Quienes detentan hoy el poder pretenden asesinar la palabra crítica –derecho plasmado en la Carta Magna– para seguir envenenando con engañifas y cinismo a la población.