Desde mi Trinchera… Alejandra Yáñez Rubio

El TRIBUNAL ELECTORAL AVALA LA IMPUNIDAD

Veracruz, Ver., 24 de mayo de 2023.- Hace unas semanas, la Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió dos sentencias sobre violencia de género, que es necesario explicar y dar a conocer, debido a las graves implicaciones a los derechos humanos de las mujeres.

Teresa Castell, una diputada del PAN, está involucrada en ambas sentencias, en una como demandante y en la otra como denunciada. Es necesario recalcar que la diputada Teresa es la única diputada federal que ha estado dando la cara por la defensa de los derechos de las mujeres ante el acoso y la persecución ideológica de dos diputados transexuales en la Cámara de Diputados.

Hace unos meses, el diputado transfemenino María Clemente causó controversia nacional por sus contenidos pornográficos en redes sociales, así como por su comportamiento agresivo en contra de Gabriel Quadri y Teresa Castell.

En un debate en televisión, con la diputada panista, M. Clemente le dijo que ella tenía tantas operaciones en la cara que parecía trans y que deberían revisarle si ella no tendría un órgano sexual masculino.

Debido a todo lo anterior, la diputada Teresa Castell lo denunció por violencia política de género, calumnias y por vulnerar el interés superior de la niñez ante el Tribunal Electoral.

La sentencia sobre el expediente SRE- PSC-37/2023 es totalmente escandalosa e injusta.

Para empezar, declaran que el diputado transfemenino María Clemente por un lado sí incurrió en violencia política de género en contra de la diputada Teresa Castell pero que por ser de una comunidad vulnerable que ha sufrido más, y por la “digna rabia” de estar siempre siendo sujeto de agresiones, no era responsable de dicha violencia.

En un párrafo de la sentencia, la Sala Especializada todavía tiene el cinisimo de decir, por un lado que hay excluyente de responsabilidad por un acto inexistente.

¿Cómo pueden excluir la responsabilidad a una persona sobre algo que no existe? ¿Hubo violencia o no? Por un lado dicen que no hay responsabilidad y al mismo tiempo dicen que no existe la violencia.

La sentencia es ilógica, injusta e ideológica. Hacen uso de términos jurídicos que no aplican en materia electoral, para justificar de manera forzada la IMPUNIDAD.

Esta sentencia es una grave retroceso a los derechos humanos de todos los mexicanos, porque prácticamente está justificando la violencia cometida por ciertas personas, solo cuando “éstas digan haber sufrido más” que la persona a la que lastimaron u ofendieron.

Es decir, una persona transfemenina, morena, seropositiva y prostituta es más vulnerable que una mujer blanca, heterosexual y empresaria. Por lo tanto, Maria Clemente puede decirle a Teresa Castell cosas ofensivas que la cosifican y la vulneran, puede calumniarla y burlarse de ella, y no será responsable de nada.

Esta sentencia debe ser revocada por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación porque lo único que está asentando es la legalización de la discriminación entre las “mujeres y los trans”. Permite que ciertas personas puedan evadir la justicia por razones ideológicas.

Esta sentencia está avalando el hecho de que las “personas que dicen sufrir más” puedan cometer violencia de género contra las mujeres “que se supone sufren menos”. Es terrible que se legalice la impunidad y la discrimación.

Todas las personas somos iguales en dignidad, y no importa nuestro bagaje histórico e ideológico. Si una persona comete violencia contra otra, debe sancionarse. No importa si es trans o heterosexual.

El objetivo de toda sentencia es brindar justicia a las víctimas. Sin embargo, la sala Especializada lo único que hizo fue justificar la violencia de una persona usando de pretexto el concepto de “interseccionalidad” dejando en total indefensión a una mujer que ha sido perseguida, acosada, vulnerada e insultada varias veces por el mismo sujeto activo.

En la colaboración de la próxima semana hablaré de la otra sentencia en la que Teresa Castell está involucrada como denunciada. Como ciudadanos debemos hacer un llamado a nuestras autoridades a procurar la justicia. Todo acto violento debe ser sancionado, sin importar la historia de sufrimiento que argumente el sujeto activo. Si una persona sufrió muchas cosas en su vida y violentó a otra, igualmente debe encarar a la justicia.

PUNTO.