Columna sin Nombre… Pablo Jair Ortega

* LO QUE SE PERCIBE DE EBRARD Y CLAUDIA

+ Murió Rubén Moya.
+ Buscando a los parientes del Estero.
+ El hartazgo de los jarochos con Tránsito.
+ La crisis por el agua en Xalapa.

Mamá, el Suckerverg me restringió mi cuenta 🙁
–Chopenjawer

Xalapa, Ver., 13 de junio de 2023.- Francamente, creo que sólo hay dos aspirantes fuertes para la candidatura de Morena a la Presidencia de la República en 2024: Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum.

Ambos han encabezado las encuestas desde hace meses en cuanto a la preferencia electoral.

En términos llanos: es Ebrard o Claudia. No hay nadie más en Morena para la candidatura a la Presidencia en 2024. A los demás seguramente les dirán: «Gracias por participar» y ahí se pondrá bueno el asunto porque ya se verá si se mantiene la unidad y logran superar las rencillas.

De hecho, de ese encuentro saldrá el presidente o presidenta de México: será Marcelo o Claudia.

El asunto es que los aspirantes tienen que pasar por las reglas que este domingo los dirigentes y líderes de Morena acordaron en su Consejo Nacional; será hasta el 6 de septiembre cuando se sepa quién será el candidato o candidata elegido.

¿Y qué se percibe de Marcelo y Claudia?

Los simpatizantes de Ebrard ven al ahora ex canciller como una persona con mucha experiencia en política, ocupando diversos cargos en la capital del país, así como a nivel nacional e internacional.

Y sí: el currículum de Ebrard es más amplio al de la todavía jefa de Gobierno de la Ciudad de México, quien también es una mujer preparada (más cargada hacia el lado científico) y haría historia como la primera presidenta mujer de México.

El problema que quizás se ve en el caso de Marcelo es que podrían sumarse a él grupos o personajes que el ala dura de Morena no ve con buenos ojos, como el caso de Ricardo Monreal (que actuó más como un opositor siendo líder en el Senado) o Dante Delgado Rannauro, el propietario de Movimiento Ciudadano, partido por el cual alguna vez intentó Ebrard ser diputado.

A Dante, sobra decirlo, los lopezobradoristas lo ven como un traidor, pese a que en algún momento fue muy cercano a Andrés Manuel López Obrador.

En este sentido, se puede decir que Ebrard podría ser el conciliador que llame a sumarse a todas las fuerzas políticas (al estilo de la vieja guardia), lo que quizás es necesario para un país muy polarizado desde la llegada de la Cuarta Transformeishion al poder.

El riesgo con Ebrard —dadas esas relaciones y apertura— es que podrían revivir las clases políticas del pasado y se incrusten actores como los arriba mencionados —hambrientos por seguir viviendo del presupuesto— con sus respectivas huestes ganando espacios y posiciones en lo que sería un escenario hipotético del Presidente Marcelo.

(De hecho lo anterior ya ocurrió con el caso de Segalmex cuando estuvo a cargo de Ignacio Ovalle Fernández, a quien varios identificaban desde el inicio del sexenio como uno de los dinosaurios del priato que no comprenden cómo pudieron darle tal responsabilidad y presupuesto. Otro es Manuel Bartlett, el director de la CFE).

Es por eso que se entiende la postura del ala dura de Morena que apoya a Claudia: si bien ambos aspirantes podrían dar continuidad al proyecto de la Cuarta Transformación, para el grupo que apoya a la jefa de Gobierno es necesario que se convierta en la Presidenta Sheinbaum para no permitir el empoderamiento de los arribistas y deshacerse de las rémoras que supuestamente se colocarían con un Ebrard más flexible.

O sea, para el ala dura la continuidad del lopezobradorismo sería en la misma postura que mantiene el Presidente, que está muy lejos —por ejemplo— de sentarse con el periodista Ciro Gómez Leyva (considerado enemigo de la 4T, enfatizado constantemente por el propio López Obrador) como lo hizo Ebrard este lunes por la mañana cuando acudió a su noticiero en Radio Fórmula.

Por eso una parte de los gobernadores apoya a Claudia Sheinbaum: pertenecen algunos a una generación más nueva de políticos, con otra visión muy distinta a la vieja guardia, que declaran una lealtad incorruptible a López Obrador; esa misma ala del morenismo cree fervientemente en el proceso de continuar una transformación que no ha terminado (culpando a antagonistas como el Poder Judicial) y dar el “tiro de gracia político” a quienes han estado gruñendo por el hambre al haberse quedado fuera del poder.

Quizás el problema para Claudia es que ésta sería más vulnerable a ataques que recuerden fallas graves a su paso por la Jefatura de Gobierno, como es el caso de los problemas de movilidad que tiene la Ciudad de México.

A saber: sigue parada la línea 1 del metro (una de las más importantes de la capital); el retraso de la apertura de la línea 12, incompleta por aquella tragedia en la alcaldía de Tláhuac en 2021 cuando se desplomó parte de una vía elevada, con decenas de muertos; o la tardanza por concluir el Tren Interurbano, que si bien es una obra federal, el costo político podría achacarle sus adversarios a Sheinbaum. Bueno, ni siquiera pudo inaugurar a “La Joven de Amajac”, la escultura que sustituirá a la de Colón en Reforma, o logró plantar un sustituto de la palma de más de 100 años de antigüedad que quitaron de la misma vía.

Con todo y eso, Claudia Sheinbaum es la que ha salido en primer lugar en las más recientes encuestas realizadas antes del acuerdo del domingo

Por lo que se ve, será una lucha interesante para los “morenos”: o van por la conciliación nacional con riesgos de oportunistas o por la radicalización necesaria que no afloje el paso de la línea dura muy marcada por el presidente.

Pero sí: sólo hay dos sopas para la candidatura de Morena (y por ende, la Presidencia de la República); será Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard. No hay nadie más.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: En el mero Día del Doblaje en México, falleció una de las voces más reconocidas de este arte. Me refiero a Rubén Moya, quien era la voz oficial de He-Man, de la prueba del Añejo (sólo para chavorrucos y anexas), de las cápsulas de «Ripley, aunque usted no lo crea» y del actor estadounidense Morgan Freeman… Una gran pérdida para quienes crecimos oyéndolo. Descanse en paz.

OTRA NOTA: Dicen que los vieron reunidos allá en la Ciudad de México. Se sentó con sus sobrinos y ha estado buscando al patriarca para pedir apoyo económico y político para su proyecto político. Después de todo, parece que ya limaron asperezas desde aquella elección del 2016, donde los primos aparentemente se distanciaron… Los enterados chismosos dicen que todo sea en aras de preservar el apellido… Chale.

OTRA NOTA EXTRA: Circula por redes una reverenda “madrina” que le acomodan a un elemento de Tránsito de Boca del Río. Lo anterior, dicen los grillos analistas en la zona conurbada, es síntoma del hartazgo que tiene la gente contra los operativos recaudatorios que han realizado estas corporaciones tanto en ese municipio, como en Veracruz… “Andan como perros cazando”, me dice un amigo en la zona conurbada.

LA ÚLTIMA PORQUE «POKTA CALOR»: Conviviendo sanamente en el Bar México (sí, suena raro e increíble), platicamos entre amigos el gran problema del agua que se ha agudizado desde hace unos años en la región de Xalapa y Coatepec… El crecimiento incontrolable de la población en la capital veracruzana, la desaparición de áreas de bosque y fincas de café, las empresas enormes como la Nestlé, la Coca y el ingenio de Mahuixtlán que usan cantidades industriales de agua en la región, los arroyos secos de Briones, y ahora el cierre de las válvulas de la presa Chilchotla, en Puebla, que abastece del 60% del vital líquido a los xalapeños, debido a que detectaron posible contaminación con peces muertos… Neta que se extrañan las lluvias, el clima templado y todo lo que han convertido en fraccionamientos.