Columna sin Nombre… Pablo Jair Ortega

LA IMPORTANCIA DEL HOSPITAL DE NAUTLA… POR LA NEGLIGENCIA DE MISANTLA

+ Pleito ranchero por el poder ganadero.
+ Las protestas en Boca y el amigo de Adán.
+ ¿Ya felicitaron a las atletas con medallas en los JCC 2023?

«Ha muerto la licenciado Talina»
—Chopenjawer recordando a la Dama del Buen Decir

Xalapa, Ver., 29 de junio de 2023.- Un buen amigo abogado y su servidor nos vimos este fin de semana para echar el café en un lugar donde –según no me falla la memoria– tenían aire acondicionado, pero en pleno calor lo apagaron y era como estar en sauna.

Pero la plática estuvo chida.

Entre los temas abordados le decía que me sentí mal de salud cuando acudí a la última gira del gobernador en Nautla. Lo atribuía al calor, pero después resultó que tenía problemas derivados del sobrepeso (no se preocupen demasiado: ya estoy con tratamiento y nuevo régimen alimenticio).

Hablando de Nautla, mi cuate me comentó datos interesantes sobre la importancia del hospital que se está construyendo en ese municipio y la bronca que hubo con el anterior.

Primero la importancia.

Me dice que cuando estuvo trabajando en el Ministerio Público de Misantla (en la zona montañosa central, con salida tanto a Nautla como a Xalapa), le tocó ver varios casos de presunta negligencia del personal médico del hospital general –tolerados incluso desde el gobierno estatal– en el que murieron algunas personas.

La razón fue, principalmente, porque el «protocolo» del hospital misanteco era que si llegaba un herido grave, primero lo «estabilizaban» –poner suero y esperar a que el paciente reaccionara– y si veían recuperación favorable, entonces decidían trasladarlo a un hospital a Xalapa o Veracruz; no obstante, a veces optaron por no llevar al lesionado a otro lugar de inmediato aún cuando tuviera posibilidades de salvarse.

Lo anterior, porque no querían arriesgarse a que el paciente se les muriera a medio camino y se hicieran acreedores de una denuncia por parte de la familia.

Me cuenta el caso lamentable, por ejemplo, de un policía municipal que está cumpliendo 17 años tras las rejas porque en una ocasión persiguió a unos delincuentes en flagrancia, hizo un disparo al pavimento de la calle como advertencia, pero tuvo la mala suerte de que la bala rebotara en una roca y se incrustara en una nalga de uno de los presuntos malhechores.

La herida –me cuenta mi fuente– no era de gravedad, pero como era ya tarde para viajar, los médicos del hospital de Misantla aplicaron su «protocolo» y sólo «estabilizaron» al paciente. Y ahí lo dejaron…

El problema fue que el herido tenía una hemorragia interna no atendida al momento y al paso de las horas llegó hasta el área de los testículos, al grado de que se le hizo una enorme bolsa de sangre y falleció.

El caso –como ocurre con lo de la jueza Angélica– fue politizado porque familiares exigieron la detención del policía con una protesta ante el Palacio Municipal y políticos locales se montaron en la tragedia para ganar las elecciones municipales. En el Gobierno de Veracruz (en ese entonces encabezado por Javier Duarte), decidieron no involucrarse y optaron por la vía fácil de joder a la parte más débil: el policía que, según mi fuente, sigue encarcelado por homicidio.

Un hospital como el de Nautla, en teoría –si llega a tener todos los servicios de alta calidad prometidos– ayudaría mucho a que esa región reciba a pacientes como el arriba mencionado, ya con áreas especializadas de atención para lugares cercanos como la zona de Misantla, que en teoría está a una hora de distancia, dependiendo de las condiciones del camino y el clima.

Ahora la bronca del viejo hospital.

Si usted va por la carretera federal, de Vega de Alatorre a Nautla, a un costado verá las ruinas de un hospital que nunca se concretó. Sólo está el edificio a medio terminar.

Ese inmueble ha sido tema para varios personajes que lo usaron para sus campañas políticas como el caso del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien en sus recorridos por el estado hasta hizo un video denunciando el abandono de la obra.

El propio presidente Andrés Manuel López Obrador lo contó como anécdota en una de sus «mañaneras», refiriendo que había pasado por el lugar y le habían dicho que era un hospital que nunca se terminó porque ahí se inundaba.

La historia es que dicho hospital fue construido en un terreno particular que está actualmente en pleito legal del municipio con sus propietarios. Lo raro es que se haya decidido construir en un lugar que no era propiedad del Estado.

Según la fuente, al momento de construirse el hospital, el dueño original del terreno –que parece ya falleció– nunca hizo la donación al Gobierno del Estado como se había anunciado, lo que se descubrió cuando intentaron meter los servicios de luz y agua, dándose cuenta que no estaba regularizado el predio.

Peor aún, hubo al parecer intentos de negociación con los nuevos propietarios (hijos del anterior) pero estos nunca se pusieron de acuerdo para vender y otros pelearon que les habían quitado parte de su herencia sin consultar. El terreno entonces pasó a litigio y en medio quedó la obra abandonada con un evidente daño al erario público, misma que tiene alrededor de 10 años como un monumento a la negligencia y corrupción.

Por eso fue que en este gobierno se decidió construir un hospital nuevo, en otro terreno más cerca de la cabecera municipal.

Hay planes, según el actual alcalde, Miguel Verjel, de que si se llega a ganar el litigio con los dueños actuales se podría construir un Centro de Rehabilitación Inclusión Infantil Teletón (CRIT), aunque parece que el asunto va para largo.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Desde hace unos días circula un video de un empresario ganadero –conocido como Montalvo– que dice ser víctima de la extorsión de la delincuencia organizada en Coatzacoalcos y señala a otro empresario de apellido Medina como el autor de dicha extorsión. El aludido le contestó y no lo bajó de malagradecido porque dice que lo apoyaba antes… Este pleito de comadres rancheras, según cuentan en Acayucan (y este miércoles lo retomó el gober Cuitláhuac en su conferencia de prensa) es la lucha por el poder que se traen los ganaderos del Grupo Carranza, encabezados por el guerrerense Abel Jacob Casarrubias, eterno líder de la Unión Ganadera Regional del Sur de Veracruz, y sus contreras que buscan controlar también a través de un nuevo cacicazgo… El mandatario estatal detalló que este asunto es meramente de este gremio donde los grupos chocan hasta por la distribución de las guías y aretado para el ganado, que son necesarias para vender a otras partes del país y tener en control el abigeato… También, un poco molesto, el propio Cuitláhuac adelantó que en próximos días dará a conocer datos de la supuesta extorsión, señalando que se ha hecho un gran esfuerzo por recuperar la seguridad en Coatzacoalcos… ¡Ah, si el jefe Alfonso Lara viviera! Ya hubiera metido en orden a toda esa bola de sombrerudos… A lo mejor podrían mandar al Zepeta a dialogar con ellos, porque dicen que ese le sabe mucho al tema por sus amigos vaqueros de la zona… A ver si de los sombrerazos, no pasan a los balazos. Al tiempo.

OTRA NOTA: Que en Boca del Río se desataron las protestas de atletas que entrenan en el emblemático centro deportivo «Hugo Sánchez» porque está en proyecto el cambiar el pasto natural por uno sintético… Llama la atención que detrás del asunto suena el nombre del empresario y político tabasqueño Maclovio Yáñez, quien comentan busca colocar un equipo de segunda división en dicho campo llamado Racing FC Porto Palmeiras… A Don Maclovio lo vinculan con el ex secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y se dice que era uno de los contratistas consentidos de Pemex en pasados gobiernos.

LA ÚLTIMA PORQUE UN CIGARRITO, TECITO Y A MIMIR: Que hay por lo menos tres veracruzanas que ya ganaron medallas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de El Salvador 2023…. Un orgullo para Veracruz… Lo raro es que no se ven en la Cuarta Transformeishion las felicitaciones a las atletas, que hasta ayer eran: Lizbeth Gabriela Nolasco Hernández, de Tlalixcoyan, con bronce en Halterofilia; Vanessa Rodríguez Gasperin, del puerto de Veracruz, con plata en Rugby; y Atenas Gutiérrez, bronce en voleibol de playa, oriunda de Coatzacoalcos, pero que –según se sabe en el mundo deportivo– tuvo que migrar recientemente a Monterrey para recibir apoyo y viajar a El Salvador… ¿Pero si son orgullo para Veracruz, verdad? ¿Verdad? (léase con tono de Milhouse)…