Al Pie de la Letra…Raymundo Jiménez García

* 4T: REBATINGA POR SENADURÍA

Xalapa, Ver., 26 de septiembre de 2023.- Después de la gubernatura, el cargo de elección popular más disputado entre los aspirantes veracruzanos de la coalición Morena-PVEM-PT es la senaduría, cuya duración es también de seis años.

Para los varones de la 4T que no lleguen a gobernar Veracruz en 2024, el escaño de la Cámara alta del Congreso de la Unión representa la plataforma política idónea para trabajar durante el siguiente sexenio por la gubernatura de 2030, ya que a diferencia de un diputado federal de mayoría relativa que solo representa a un distrito electoral, el senador lo es de toda la entidad federativa.

Por eso no es casual que luego del posicionamiento del secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional del PVEM, Javier Herrera Borunda, quien la semana anterior se autodescartó para la gubernatura y se pronunció a favor de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, algunos destacados morenistas hayan dirigido sus puyas en contra del hijo del exgobernador priista Fidel Herrera Beltrán, sin mencionarlo por su nombre.

Y es que, desde antes de que Herrera Borunda declinara abiertamente por Nahle, ya corría la versión de que el veracruzano más allegado al senador Manuel Velasco Coello, ex aspirante presidencial del PVEM que terminó sumándose a la causa de Claudia Sheinbaum sin pedir cargo para sí directamente, sería el candidato a senador por Veracruz que postularía la coalición que encabezará Morena.

Manuel Huerta, quien ayer se separó temporalmente de la Delegación Estatal de la Secretaría del Bienestar para inscribirse en el proceso interno de Morena para la Coordinación de Defensa de la Cuarta Transformación en Veracruz, declaró que “ahora resulta que los viejos Herreras, Carvallos y todos lo que estaban en el viejo régimen, al amparo de que ahora están en otros partidos, quieran venir a mangonear o decidir”.

Huerta Ladrón de Guevara, primer dirigente de Morena en Veracruz, advirtió que deben cuidarse de los “priistas enmascarados que ahora buscan intervenir en la encuesta de nuestro movimiento”.

El experredista, quien en 2018 fue bajado de última hora de la candidatura a senador para ser sustituido por el exdiputado local y federal expriista Ricardo Ahued, actual alcalde de Xalapa por Morena, dijo que mantiene una buena relación con las bases del Partido Verde, pero cuestionó los antecedentes de quienes hoy toman las decisiones del organismo. “Hasta (Javier) Duarte los tuitea”, ironizó refiriéndose al exgobernador que sucedió al padre de Herrera Borunda en la gubernatura en 2010 y que desde 2017 está preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, sentenciado por asociación delictuosa y lavado de dinero.

Ayer, sin embargo, Javier Herrera reiteró que sí participará en el proceso electoral de 2024 pero no en la boleta para la gubernatura de Veracruz, pues aseguró que tiene muy claro que Rocío Nahle es quien aventaja todas las encuestas y la gente la pide para suceder al gobernador Cuitláhuac García, por lo que él buscará un escaño en el Senado de la República representando a su partido, el PVEM.

Pero otro morenista que en principio se apuntó también para la gubernatura y que recientemente anunció que buscará la senaduría, es el titular de la Secretaría de Educación de Veracruz, Zenyazen Escobar, quien se ha sumado al proyecto de Nahle y presuntamente contaría con el apoyo de más de la mitad de los 200 consejeros estatales de Morena con derecho a voto.

CISNEROS Y HUERTA, ¿PASARÁN?

Por cierto, en su edición de este lunes, el diario La Jornada publicó que, para sus procesos internos estatales, Morena regresará al formato que usó en 2021 y 2022, con 13 preguntas principales a las cuales se les asignarán distintos valores para determinar a los coordinadores estatales de Defensa de la Cuarta Transformación, quienes asumirán las candidaturas a las ocho gubernaturas que se definirán en 2024, así como la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

De acuerdo con la versión del diario capitalino, el más afín al obradorismo, el martes pasado el dirigente nacional del partido guinda, Mario Delgado, confirmó que el cuestionario que se usará para los procesos estatales no será el mismo que se utilizó en el proceso nacional, ganado por Claudia Sheinbaum, sino que volverán al formato anterior.

A diferencia de la encuesta para el proceso interno nacional, en la que 75 por ciento del resultado se basaba en una sola pregunta, para los procesos estatales los cuestionarios cuentan con una serie de preguntas de conocimiento general de los participantes, como el tipo de medio de comunicación al que más recurre, la percepción sobre la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador y la preferencia de voto por partido.

Sobre los aspirantes, el cuestionario incluye preguntas sobre si el encuestado conoce a cada uno, si lo relaciona con Morena o con qué partido lo identifica, así como si tiene una opinión buena, regular o mala del aspirante.

Asimismo, se pregunta si se considera honesto al aspirante, si respeta los derechos de las mujeres, si es cercano a la población, si conoce la entidad que busca gobernar, si cumple con sus promesas y si es un buen candidato, para finalmente consultar si votaría por él, y quién de la lista debe-ría asumir la candidatura. Cada una de las preguntas representan entre 0.25 y 2.75 puntos.

Con dicho método, el partido seleccionará al varón que tenga el perfil mejor posicionado y la mujer mejor posicionada, pero será hasta que concluyan todas las encuestas cuando se definirán candidaturas a mujeres, dependiendo de quiénes sean las que resulten con mejor aceptación e intención de voto.

¿Eric Cisneros y Manuel Huerta no tendrán problema con las denuncias que ambos enfrentaron, uno por violencia política en razón de género por la diputada local Ruth Callejas Roldán, de Movimiento Ciudadano, y el otro por presunta violación sexual?

Los del Partido Verde se preguntan qué pasó con la denuncia penal 254/2020 que contra el super delegado de la 4T en Veracruz presentó hace tres años Martha “N” por el presunto abuso sexual del que fue víctima en septiembre de 2019.

La agraviada declaró, en conferencia de prensa realizada en octubre de 2020, que “no he sido la única mujer que ha sido violentada por el delegado federal”, exhortando a todas esas chicas a ponerse en contacto con su abogado e interponer una denuncia colectiva “para que no haya impunidad”.