Acayucan, cuna de la revolución mexicana… Alejandro Ramirez

0
41

Veracruz, Ver., 18 de noviembre de 2022.- El 30 de septiembre de 1906, el general Hilario Carlos de Jesús Salas Rivera encabezó una columna de caballería que entró a Acayucan, Veracruz, y al grito de ¡muera Porfirio Díaz! ¡muera el mal gobierno! enfrentó a tiros la guarnición militar ahí destacamentada, exigiendo la caída del Presidente y trato justo para el sector rural agrícola del país.

Ese hecho, a la postre, le ha valido a Acayucan, Veracruz, ser considerado como la cuna de la revolución mexicana pues fue el primer sitio en donde el pueblo, representado por la gente del campo, decide enfrentar al dictador y literalmente a balazos exigir su caída. La cara del gobierno en este caso estaba representada por los miembros del ejército.

Propios y extraños han tenido que coincidir en reconocer a Acayucan, el mérito de ser el lugar donde nació la más importante revolución del siglo XX en el mundo.

Incomprensiblemente, ningún gobernador de Veracruz, ni tampoco ningún presidente de la República le ha hecho justicia histórica al papel fundamental que jugó Acayucan en esta rebelión nacional.

Ningún gobernador ni presidente han conmemorado algún aniversario de la revolución mexicana en el municipio reconocido como la cuna de éste movimiento que transformó a la nación.

Ni qué decir del reconocimiento pleno a Hilario Carlos Salas (por cierto nacido en Santiago Chazomba, Oaxaca) por ser el artífice de éste momento histórico que sirvió para a la postre encender la pasión, el ánimo, la valentía de todo un país en contra de un Presidente que quiso transformar Mexico y acabó siendo un dictador repudiado.

En Acayucan, una escuela, una calle y una colonia llevan el nombre de “Hilario C. Salas”. Y nada más.

Hubo un busto que en el 2006 colocaron en el parque de ese municipio, pero salvajemente (no hay otra forma de decirlo) un alcalde de infausta memoria ordenó que lo quitaran y desapareció.

El mérito histórico de Hilario Carlos Salas y Acayucan se agigantan, al saber que simultáneamente a la columna de caballería que él encabezó, partieron otras dos columnas más que se dirigieron a Puerto Madero (Coatzacoalcos) y Las Choapas, pero fracasaron en su intento y fueron sometidos por el ejército mexicano en esos puntos.

Mañana en todo México se “celebrará” la revolución, y tendremos que esperar un año más.

A ver si en el 2023 por fin estos señores gobernantes que se dicen amantes de la historia, deciden darle a Acayucan el lugar que merece, y darle al general agrarista Hilario Carlos Salas el podium ganado en los anales más importantes de la historia de este país ingrato con Veracruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí