Desde la Trinchera/Alejandra Yáñez Rubio

0
24

LA MUERTE SE DISFRAZA DE DERECHO

Veracruz, Ver., 02 de julio de 2022.- En una entrevista en IMAGEN, la periodista Yuriria Sierra entrevistaba a la directora de la Fundación SEXO SEGURO, con motivo de la anulación de la sentencia de Roe vs. Wade. Lo interesante de esta entrevista, es que terminó convirtiéndose en un debate, en el cuál la periodista automáticamente asumió la postura pro- aborto. En la entrevista, Yuriria dijo que el feto no tenía vida, que los hijos no deseados no tenían derecho a nacer, y que todas las personas “provida” eramos unos hipócritas porque defendiamos la vida de los fetos en lugar de defender la vida de las mujeres. Cuando la Dra. Laris le contestó con estadística que era mentira que “miles de mujeres” morían por abortos clandestinos, la periodista-activista le dijo que debido a la sobrepoblación, se debía justificar la muerte de personas por nacer, para salvar a los leones, delfines, vacas y pollos. ¡Qué fácil es proponer la muerte de otros para beneficio de unos!

Es claro que para algunas personas, el aborto es confundido como derecho humano. Lo increíble es que no entienden que todo derecho termina cuando se afecta al derecho de otra persona. No existe el derecho a decidir sobre el cuerpo de un tercero. Muchos sabemos que el aborto es una manera de promover la eugenesia: sólo algunos deben nacer. Los deseados, los que tienen dinero, los ciudadanos de determinadas razas, etc.

Ahora en nuestro país, han reiniciado la discusión de la regulación de la eutanasia como derecho. Algunas personas podrán decir que ésta es “una decisión personal, ya que sólo somos dueños de nuestras vidas” y que en los países algunos países europeos se reconoce cómo derecho. Pero la realidad es que esta propuesta no beneficia a la sociedad si antes no se redacta una ley por la cual se garanticen los cuidados paliativos a todos los mexicanos.

A muchas personas les han hecho creer que la eutanasia es el acto por el cual una persona enferma, decide cuándo morir para dejar de padecer dolores, molestias y/o sufrimientos físicos. La realidad es que hay dos tipos de eutanasia y es importente distinguirlas. La eutanasia activa es quella por la cual se provoca la muerte del paciente mediante acciones dirigidas a acortar o suprimir el ciclo vital (ejemplo: una inyección). En la eutanasia pasiva, se dejan de aplicar ciertas medidas que mantienen o pueden mantener a una persona con vida, la cual fallece como consecuencia de estas decisiones. La muerte no es provocada de manera directa, sino es consecuencia de la omisión. Algunos médicos denominan a la eutanasia pasiva como “el dejar morir”.

Hace unos días, el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, el morenista Emmanuel Reyes Carmona, dijo en un foro, que la regulación de la eutanasia podría significar un ahorro para el estado.¿Qué quiso decir? Algunos medios, señalan que el diputado “indicó que, además de ser una opción de muerte feliz y sin sufrimiento”, la eutanasia pudiera reducir el costo de la inversión en materia de salud pública ya que “los cuidados paliativos que se otorgan en el sector saludo no son económicos”.

Reflexionemos: ¿El estado debe permitir la eutanasia activa ya que los cuidados paliativos son muy caros? La realidad es que muchas personas que tienen una enfermedad terminal carecen de cuidados paliativos. Efectivamente éstos son muy caros, por ejemplo, un parche de morfina puede llegar a costar miles de pesos. Si el estado no puede ofrecer cuidados paliativos, tampoco debería ofrecer la eutanasia. Eso es dejar sin opciones al ciudadano. “Cómo no tengo camas para atenderte”, “cómo no tengo medicinas que mejoren tu calidad de vida”, te “dejo decidir morir”… Esto no es justicia, es abandono.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí