Linotipia/Peniley Ramírez

0
145

* Los deportados de Biden

REFORMA

Ciudad de México, 19 de Junio de 2021.- El 28 de mayo en Washington, la organización promigrante ACLU publicó un duro comunicado en respuesta al anuncio del presupuesto federal estadounidense, que se divulgó horas antes. El presupuesto incluyó 6 mil millones de dólares para el Departamento de Seguridad Nacional durante 2022 “al mismo nivel de su predecesor”.

Las semejanzas entre Joe Biden y su predecesor, Donald Trump, no estaban solo en el presupuesto. ACLU encontró que se financiarán 30,000 camas para migrantes detenidos en 2022 y se entregará más dinero a la guardia fronteriza.

La asesora principal de defensa y políticas de ACLU, Naureen Shah, declaró que el presupuesto Biden continuaba “el gasto derrochador y dañino de la administración Trump en la maquinaria de detención y deportación”. Este gasto se refleja en el polémico programa 287g de ICE, que “traiciona la promesa de la visión de la administración Biden de un sistema de inmigración humano y que respete los derechos”.

El programa 287g existe desde 1996 y permite que policías locales y estatales detengan a sospechosos y los entrevisten para conocer su estatus migratorio, consulten las bases de datos del Departamento de Migración y Aduanas e incluso les recomienden una “salida voluntaria” en lugar de comenzar un proceso de deportación.

En los últimos años, organizaciones encontraron que este programa se utiliza para detener a migrantes, aunque no hayan cometido delitos graves. “Puede ser una herramienta para las localidades que persiguen agendas antiinmigrantes”, dice uno de estos estudios.

ACLU combatió legalmente las medidas antimigrantes de la administración Trump y celebró la llegada de Biden y su propuesta de un sistema de inmigración “justo y humano”, pero pronto han expresado su decepción. “Lo instamos a financiar esa visión de manera adecuada desinvirtiendo de los programas que abusan, degradan y criminalizan a los inmigrantes”, dijo la vocera de ACLU.

En esta organización no están los únicos decepcionados. Cuando Biden llegó al poder, en enero, anunció que detendría las deportaciones durante 100 días. United We Dream encontró que en sus primeros 29 días, deportaron a más de 20 mil personas.

Durante la administración Obama, cuando Biden era vicepresidente, se deportó a 2.8 millones de personas. Otras 752 mil fueron deportadas durante el trumpismo. En campaña, Biden dijo que era necesario legalizar a millones de migrantes indocumentados.

Pero la realidad en su mandato contradice este discurso de conciliación. Durante su reciente visita a Guatemala, la vicepresidenta Kamala Harris dijo enfáticamente “no vengan” en un discurso. “Una de nuestras prioridades es desalentar la inmigración ilegal”, enfatizó. Solo en marzo, el gobierno de Biden deportó a más de 100 mil personas.

En junio, la prensa venezolana reportó que unos 80 ciudadanos de ese país fueron deportados, después de que los engañaron diciéndoles que los trasladarían a un lugar seguro. Amnistía Internacional publicó que entre noviembre de 2020 y abril de 2021, más de 10 mil niños mexicanos, que llegaron a la frontera no acompañados, fueron repatriados.

Las cifras de la Unidad de Política Migratoria de Gobernación en México confirman este panorama desalentador. Entre enero y abril, más de 60 mil mexicanos fueron deportados desde Estados Unidos. Más de 7 mil eran menores de edad.

El cambio en la opinión sobre Biden -de aliado a uno más en la lista de presidentes antimigrantes- está esparciéndose entre las organizaciones civiles en Estados Unidos, aunque no parece aún reflejarse en las organizaciones mexicanas y regionales. Estas cifras, frías y concretas, muestran que los discursos son distintos, pero las historias de quienes sufren en la frontera y son regresados a entornos de pobreza y riesgo, siguen multiplicándose.

Está terminándose la pandemia en Estados Unidos, dicen los políticos. Penosamente, este regreso a la vida no parece que traerá esperanzas para los cientos de miles de personas que cada año atraviesan Latinoamérica, rumbo a Estados Unidos.

@penileyramirez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí