¡La Máquina se pone a un paso de alcanzar la gloria!

0
21

ABEL SANCHEZ/ENVIADO

Torreón, Coahuila. 27 de mayo de 2021.¡Cada vez más cerca del título!
En la tierra de los grandes esfuerzos, Cruz Azul hizo el mayor de su historia para seguir dejando fuera de su camino las maldiciones y ponerse cada vez más cerca de terminar con la sequía de 23 años y medio sin títulos de Liga, tras vencer a Santos Laguna 1-0 esta noche de visitante en el Estadio Corona y de paso romper una racha de cinco caídas en el juego de ida en sus últimas finales.
El camino a la novena se ve claro, si el conjunto capitalino logra mantener la ventaja en la vuelta el domingo en casa y ante su gente, pues le basta con un empate a ceros o ganar por cualquier marcador para ceñirse la corona nuevamente, esa que tanto se anhela.
Ante un pletórico escenario, que se vio colmado por 21 mil entusiastas aficionados en las gradas del TSM, donde La Máquina no ganaba desde 2015, ambos equipos se dejaron ir al ataque en busca de definir la eliminatoria desde el comienzo, esperando hacer válido el viejo adagio de que “el que pega primero, pega dos veces” y que la condición de favorito por la gran temporada realizada hiciera mella en la visita que estaba más obligada.

De arranque, los Guerreros intentaron por velocidad tomar las bandas y mandar centros venenosos, buscando a Eduardo Aguirre y su buena fortuna frente al arco. Mientras que la zaga celeste se aplicó en tratar de nulificar al “Mudo”, atacante estrella de los locales, ya que llevaba cinco anotaciones en esta Liguilla y sin su artillero, los verdes tenían poco que ofrecer al frente.
Las opciones no se hicieron esperar ante los planteamientos sin contemplaciones de los técnicos, Juan Reynoso y Guillermo Almada. La primera fue Azul. Luis Romo tomó un balón en medio campo, levantó la vista y filtró un pase con ventaja para Jonathan Rodríguez, que ganó en velocidad a su marcador; sin embargo, el charrúa no alcanzó a cerrar la pinza y sólo asustó a la tribuna, al 07’.
Los laguneros apretaron por los extremos y empujaron atrás a los cementeros, generando tres llegadas de máximo riesgo en menos de cinco minutos. En dos ocasiones el atacante Juan Otero pisó el área de José de Jesús Corona, con claras oportunidades, pero en ambas el cafetalero cruzó demasiado su tiro, al 09’ y 12’.
El peligro acechaba a los capitalinos, pero su portero estaba atento a rechazar cualquier jugada. “El Mudo” probó suerte desde la media distancia con un zurdazo, que Chuy rechazó a tiro de esquina, al 10´.
La lucha se empezó a centrar en el medio campo y los lanzamientos largos. Cruz Azul, con base a paciencia, emparejó las cosas y dio trazos a los costados, esperando que “Cabecita” tuviera una. Al 23’. Yoshimar Yotún encabezó una gran jugada ráfaga y cedió el esférico a Rodríguez, pero su disparo fue tapado por Matheus Dória.
Antes del entretiempo, Carlos Acevedo y Jonathan Rodríguez escenificaron la mejor acción del encuentro. Un centro elevado de Romo fue medido por el atacante capitalino, “Cabecita” acomodó el cuerpo y ejecutó una vistosa tijera, que el cancerbero santista sacó con las uñas, al 34’. ¡La que ibas a hacer Jona! Los arqueros ya eran factor para mantener la igualada con sus atajadas.
Tras el silbatazo del árbitro Fernando Guerrero, las escuadras se fueron a refrescar dejando con ganas de más emociones a los asistentes en el coloso de acero y a miles de aficionados por televisión.
Si los de La Noria cerraron con el gol casi en la bolsa, ante el remate de Rodríguez, en el complemento Santos lo tuvo más cerca. La escuadra de Torreón cobró un centro al corazón del área, Eduardo Aguirre controló y retrocedió la pelota a Alán Cervantes que estaba de frente, el mediocampista sacó un riflazo que venció al cancerbero celeste, pero la anotación no valió por posición adelantada de Aguirre, que el nazareno revisó en el VAR para que no existiera duda de la infracción. Cruz Azul se salvaba al 48’.
El gol cayó del lado azul en los botines del hombre que lo intentó más. Luis Romo recibió un pase por la banda izquierda, trató de penetrar y la de gajos salió rebotada hacia el centro, con tanta fortuna que cayó nuevamente a los pies del mediocampista, quien giró su cuerpo y fusiló de derecha a Acevedo. Estalló la alegría y aumentado más las posibilidades de romper el ayuno de trofeos para su equipo, al 70’. ¡Gol de ilusión y esperanza!
Todavía, la escuadra de la comarca lo intentó por todos lados y tuvo dos posibilidades, pero ahogaron sus intentos con definiciones precipitadas y balones desesperados al área rival.
Al decretarse los 90 minutos de juego, todo fue felicidad en la banca visitante porque en la casa del dolor ajeno, los cementeros salieron ilesos, ahora todo depende de ellos para cerrar con broche de oro la serie y llevarse a casa el trofeo que haga feliz a millones de fanáticos en todo el país.
¡Al dramatismo aún le faltan 90 minutos o más, pero parece que sí es el bueno!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí