Piden a Ministro marcha atrás a proyecto para despenalizar el aborto en Veracruz

0
140

* Existen severas inconsistencias en el Proyecto de Resolución por el Amparo 636/2019, que pretende despenalizar el aborto en el estado de Veracruz.

* Su labor como Ministro de la SCJN se pone en duda ante su desconocimiento de la ley.

Ciudad de México, 26 de julio de 2020.– El próximo miércoles 29 de julio, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), discutirá el amparo que otorgó un juez federal de Xalapa, Veracruz y que obliga al Congreso de Veracruz a reformar los artículos 149, 150 y 153 de su Código Penal Estatal, atentando contra la vida de millones de bebés que hoy están en el vientre de sus madres, así como los que lo estarán en el futuro.

Esta discusión es puesta en la mesa de la SCJN por el ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien presentó el Proyecto de Resolución por el Amparo 636/2019, que busca despenalizar el aborto en el estado de Veracruz bajo la falacia de que existe discriminación en contra de las mujeres en relación con el acceso al derecho a la salud.

“Es un intento de desviar la aplicación justa de la ley para imponer un criterio ideológico. Este proyecto busca apartarse de los criterios que la misma SCJN ha establecido, para imponerlo a un Congreso autónomo y que tiene la facultad de legislar en esta materia y en su momento legisló a favor del reconocimiento a la vida, desde su concepción hasta su muerte natural. Decir que hay una omisión legislativa es un atentado contra la ética de proteger la vida y el derecho a vivir, contra la razón y la lógica”, puntualizó Mario Romo, director nacional de Red Familia.

De acuerdo con Laura Hernández, directora de asuntos Públicos de Red Familia, les preocupa el proyecto del ministro Carrancá. “Existe una falta de método a la hora de interpretar las convenciones internacionales que México ha firmado y con ese error encima la SCJN debe valorar si acompaña en este proyecto al ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá”, comentó Laura Hernández.

Y es que proteger la vida es prioridad, y esta protección de ninguna manera representa violencia ni discriminación contra la mujer, es estar a favor del más grande derecho. El derecho a la vida es el primer derecho que se debe garantizar a todo ser humano, en toda etapa y circunstancia, sin discriminación. Lo que sí es discriminación es destruir, en el seno materno, la vida de los niños y niñas por nacer.

Conclusiones erróneas en el Proyecto de Resolución por el Amparo 636/2019, que pretende despenalizar el aborto en el estado de Veracruz:

Se extralimita en su decisión, toda vez que reconoce que NO existe un tratado que obligue textualmente a un cambio en la ley de Veracruz y pese a ello falla en sus interpretaciones sobre discriminación y violencia a la mujer.

Considera unilateralmente que el delito de aborto discrimina a la mujer, ignorando que el 98% de las personas en la cárcel por el delito de aborto son hombres que ejercieron violencia contra las mujeres.

Interpreta que la tutela de la vida de las niñas y niños por nacer va en contra de la protección de los derechos y las decisiones de las mujeres. Pasa por alto que al establecer el delito de aborto, se tutela también el derecho de las mujeres que durante su embarazo son forzadas a abortar en condiciones de violencia y marginación.

Establece como violencia que la mujer que cometió un aborto sea orientada en materia educativa o reciba atención médica en lugar de cárcel. Es desconocer la finalidad de todo tipo de sanciones y poner en riesgo el objetivo de éstas, ya que toda mujer que sufre un aborto requiere atención médica.

No hay fuerza vinculante en los tratados internacionales que Carrancá menciona en su proyecto. Las interpretaciones de las comisiones solamente se vuelven vinculantes cuando una corte lo determina, lo cual no ha ocurrido en el caso de la CEDAW.
“El verdadero empoderamiento de la mujer tiene que ver con proporcionarle mejoras en materias educativa, de salud, económicas, recursos que les permita sacar adelante a sus hijos. Cuando una mujer tiene opciones por el sí, continúa adelante cuidando a su hijo. Cuando un estado sólo ofrece opciones para el no, entonces se genera mucho sufrimiento y muerte”, aseveró Mario Romo.

Por su parte, Laura Hernández enfatizó que utilizar un instrumento tan importante como las alertas de género para impulsar una ideología en lugar de fomentar mejores condiciones de vida para las mujeres en todo el país es un error, “y también va en decremento de nuestra agenda como mujeres. Pareciera un engaño porque en nada mejora los problemas que tenemos, nos parece un instrumento mañoso.”, enfatizó.

Por este motivo, Red Familia pide a la SCJN se deseche el proyecto por el bien de las mismas mujeres, por el bien de los mexicanos que están por nacer, y por el bien de la Constitución. Asimismo, solicita se respete la soberanía de los estados y que no se imponga el aborto en Veracruz. Demanda respetar la separación de poderes, ya que las interpretaciones del ministro no son ley.

“Creemos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación como garante del respeto a los principios constitucionales. Confiamos en que la mayoría de los ministros de la corte aplicarán la justicia con criterio y razón y no avalarán dicho proyecto,”, finalizó el Director de Red Familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí