Si me quedo en casa me muero de hambre, comerciante acapulqueña

0
144

Jollsie Garay/colaboradora

Acapulco, Gro., 25 de mayo de 2020.- “¡Quédate en casa! me dicen, pero, si me quedo en casa me muero de hambre”, Delfina Candela originaria del estado de Guerrero, cuenta como ha sido no tener trabajo en los últimos días, labora desde que era pequeña y desde que inició la cuarentena ha sido toda una travesía para conseguir comida.

“Es difícil para mí, ahora ya no tengo hijos pequeños, pero no cuento con un empleo estable ni con un sueldo fijo, es triste que a esta edad uno tenga que seguir trabajando, el gobierno me da poco, pero con eso no te alcanza para nada, son ayudas de a mentiras, todos mis hijos ya son grandes, me ayuda quien puede, pero yo no les puedo exigir a ellos, yo no me he dedicado directamente al turismo, vendo ropa usada, lavo ajeno, limpio casas, ayudo en las cocinas de los restaurantes, lo que sea para tener qué comer, ahora ya nadie te da empleo porque ellos tampoco tienen de donde sacar dinero, ahorita me ayuda la gente, sino no sé como estuviera”, comenta Delfina.

Así como Delfina, muchos mexicanos que viven del “día a día” ponen en riesgo su salud, no tienen otra opción y se ven obligados a salir a trabajar, vender o abrir su negocio, a muy pocos les llega alguna ayuda, a otros no les llega nada, México mientras tanto se estanca en estar entre los 10 países con mayor número de defunciones por COVID y sólo falta regresar a la “nueva normalidad”, concepto que surgió al interior de la Organización Mundial de la Salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí