Claroscuros/José Luis Ortega

Por: Edson Ortiz Lunes, 13 de Marzo, del 2017 3:10 am

La semiótica detención de Flavino Ríos Alvarado: el preso electoral
Veracruz, Ver., a 12 de marzo de 2017.- He compartido en entregas previas de Claroscuros información histórica que explica cómo el asesinato de Manlio Fabio Altamirano –ya convertido en Gobernador electo- influyó en el ascenso de la carrera política de Miguel Alemán Valdés, primero como Gobernador veracruzano, luego como Secretario de Gobernación en el sexenio del general Manuel Avila Camacho y finalmente como Presidente de la República.
Manlio Fabio Altamirano fue asesinado el 25 de junio de 1936 mientras comía en el café Tacuba de la ciudad de México.
Tras su crimen, el entonces senador Miguel Alemán Valdés fue candidato y se convirtió en gobernador de Veracruz a partir del 1º de diciembre del mismo año: 1936.
Duró en el cargo hasta 1939 y coordinó la campaña de Manuel Avila Camacho a la Presidencia de la República.
Triunfante, el general poblano convirtió a Alemán Valdés en Secretario de Gobernación.
Como lo hemos compartido, presuntamente el asesinato de Manlio Fabio Altamirano ocurrió a manos de sicarios de una banda denominada “La Mano Negra”, de la que formó parte Marcial Montano Segura.
Tres integrantes de “La Mano Negra” estuvieron presentes durante el asesinato del café Tacuba en 1936. Uno de ellos fue Marcial Montano.
Con los años, ya siendo Presidente de la República, Miguel Alemán Valdés convirtió a Pablo Montano, hijo de Montano Segura, en guardia presidencial.
Dos nietos del mismo sicario han estado ligados a la familia Alemán hasta la fecha: Alejandro Montano Guzmán fue Secretario de Seguridad Pública durante el sexenio del gobernador Miguel Alemán Velasco, hijo de Miguel Alemán Valdés y hoy es candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Xalapa.
Pablo Montano se hizo cargo de la seguridad de Christian Magnani de Alemán, esposa de Alemán Velasco.
Historias de muertos y de lucha por el poder que trascienden una época y se inscriben en la modernidad.
Es una simple lógica: el poder y la lucha a muerte por conservarlo u obtenerlo viajan juntos, inevitablemente.
La justicia, en tanto que Institución del Estado construida a lo largo de los siglos e incluso milenios, apenas es una herramienta secundaria de la que los poderosos abusan y los débiles -a menudo- también.
(2)
¿Hay elementos para pensar que Flavino Ríos Alvarado ayudó a la fuga de Javier Duarte de Ochoa?
Sí.
¿Por qué?
Duarte escapó -primero- en la cajuela de un coche desde un campo de golf en Emiliano Zapata, municipio conurbado con Xalapa, el sábado 15 de octubre del 2016.
Luego, arribó al aeropuerto de El Lencero y ahí abordó un helicóptero oficial que para entonces estaba bajo la responsabilidad de su relevo provisional en la gubernatura: Flavino Ríos Alvarado.
A partir de los anteriores elementos ¿se puede plantear la hipótesis de que ha sido justa la detención de Ríos Alvarado?
Sí. Sólo que la definición jurídica sobre el alcance de las pruebas en contra del señalado y la aplicación de la justicia corresponden a un juez y aquí sólo elaboramos un análisis con base en información del ajedrez político actual de Veracruz.
Flavino Ríos Alvarado es doctor en derecho, no escapó de la entidad y ha sido detenido el sábado 11 de marzo para ser puesto en la picota ayer domingo 12.
Es probable que alcance fianza si su detención se centra estrictamente en los delitos de incumplimiento de un deber legal y tráfico de influencias que no se catalogan como graves.
No obstante, operando la máxima juarista de aplicar a los amigos “la ley y la gracia” y a los enemigos ´la ley a secas´, el gobierno actual puede tener un as bajo la manga en contra de Ríos Alvarado y mantenerlo bajo las rejas más tiempo del que espera; tal como ocurre con Arturo Bermúdez Zurita, su ex compañero de gabinete.
Electoralmente a Yunes Linares le conviene mantener presos a ambos personajes hasta después del 4 de junio.
Si Flavino es liberado antes, el yunismo recibiría un severo golpe político.
(3)
En ese sentido es importante leer entre líneas la declaración de Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional de MORENA, que ayer cumplió el tercer día de su nueva gira por suelo veracruzano.
AMLO afirmó que la detención de Flavino Ríos Alvarado es falsa; que se trata de un show de la mafia en el poder; que: “tan es propaganda que Yunes Linares ayuda a Ricardo García Guzmán, ex contralor en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, a ser candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Pánuco”.
Las palabras del peje tienen un evidente sentido político/electoral.
Según encuestas recientes MORENA aparece como el partido número uno de cara a las elecciones del próximo 4 de junio en Veracruz.
Es decir, los candidatos de MORENA –ratificados ya por el Tribunal Electoral Veracruzano- podrían estar superando el tema de los divisionismos internos y encaminarse a obtener la mayor cantidad de las 212 alcaldías en juego.
Ante ese panorama Miguel Angel Yunes Linares vive una dura disyuntiva: si la alianza que lo llevó al poder, PAN/PRD, queda en segundo lugar en los comicios del 4 de junio su proyecto de colocar a su hijo Miguel Angel Yunes Márquez como su relevo en la elección del 2018 se tambalea.
La guerra mediática entre el tabasqueño y el descendiente de libaneses obedece a esa circunstancia más que a la preocupación de ambos por Veracruz y sus problemas graves y profundos en materia económica y de seguridad.
Para AMLO y MAYL el tema esencial es electoral y conecta al Veracruz del 2017 con la sucesión presidencial del 2018.
(4)
Y sí, mientras el gobierno de Enrique Pena Nieto parece esconder a Javier Duarte de Ochoa, el equipo político de Miguel Angel Yunes Linares tenía más a la mano a Flavino Ríos Alvarado para animar los pronósticos electorales que no favorecen como ellos quieren al PAN/PRD.
¿Flavino Ríos Alvarado se estaría prestando a esto?
Es probable.
Fue Secretario de Educación, de Gobierno, de modo que algo más que el incumplimiento de un deber legal y el tráfico de influencias pueden existir en contra suya.
(5)
En eso de encarcelar ex gobernadores poniendo las diferencias políticas por encima de la Ley –aunque se trate de acciones justas- Miguel Angel Yunes Linares es experto. Recordemos el caso de Dante Delgado Rannauro y aunque el contexto fue distinto el verdugo es el mismo.
(6)
Parece, también, que el gobernador empieza a entender mejor el tema de la semiótica aplicada al ejercicio del poder.
Se dio a conocer la detención de Flavino Ríos Alvarado ayer domingo, cuando Yunes Linares se encontraba en una reunión sobre el tema de seguridad en Minatitlán, la tierra donde creció su predecesor.

Publica el primer comentario "Claroscuros/José Luis Ortega"

Deja un comentario