Hora Libre/Álvaro Belín Andrade
Álvaro Belín Andrade/columnista

Fecha: 18/12/2019
Hora: 03:28 hrs.

El refrescante Zenyazen

Xalapa, Ver., 18 de diciembre de 2019.- Apenas el pasado 10 de diciembre, enfrascado en su desilusión por no haber podido aterrizar el contrato con la Pepsi, que le redituaría (a la SEV, dice) unos 4 millones de pesos en efectivo, el titular de la SEV y casi candidato en 2021 para lo que quieran y manden, Zenyazen Escobar, descartó la posibilidad de cambalachear los brebajes y alimentos chatarra de la trasnacional por las aguas cristalinas (aunque también edulcoradas) de Coyame.

Categóricamente afirmó que tampoco los productos de la refresquera recientemente reinaugurada en Los Tuxtlas irían al mercado cautivo de las escuelas públicas de la entidad, como lo había propuesto el diputado morenista Juan Javier Gómez Cazarín, otro activo de Morena para los comicios de 2021.

Visiblemente molesto, Zenyazen tuvo que revelar la realidad. Se le cayó el negocio con la Pepsi, como ya lo había hecho en Cecytev quien fue su director general en el sexenio de Javier Duarte, Fernando “El Huevo” Arteaga Aponte, y quien parece que se coló de asesor del responsable de Educación.

Ante la prensa, Zenyazen dijo: “No hay convenio con nada y el convenio con Pepsi nunca se dio, hubo un ofrecimiento y eran 4 millones de pesos en efectivo y los otros 2 en imagen”.

Una buena lana anual. Habrá que recordar que Arteaga Aponte sí que lo hizo posible y mantuvo a sus estudiantes a dieta de bebidas y alimentos chatarra de la Pepsi, lo que le redituaba (a él) unas ganancias anuales superiores al millón de pesos.

Hace una semana, Zenyazen dijo que la situación (el posible convenio con la Pepsi) se la había hecho saber al gobernador y fue descartada la posibilidad de vender refrescos de cualquier tipo en escuelas públicas, haciendo caso a todo lo que se publicó, que eso atentaba contra la salud de los niños y jóvenes de Veracruz.

Pues bien, todo parece indicar que alguien está queriendo hacer quedar mal a este funcionario que el pasado 3 de diciembre, en el Congreso local, convirtió su comparecencia por la glosa del primer informe de gobierno en un verdadero mitin de postulación, al viejo estilo del PRI, a cualquier puesto de elección popular (sea una alcaldía, la diputación federal o la propia gubernatura).

¿Por qué lo digo? Porque en cuestiones refrescantes ya lo han hecho cambiar de posición por segunda ocasión consecutiva.

Este lunes, un día después del evento en que fueron reabiertas las puertas de la tradicional embotelladora de Coyame, ubicada a la orilla de la laguna de Catemaco, don Zenyazen tuvo que echar reversa de nuevo: ahora resulta que la SEV está pensando en llevar el refresco Waterloo Coyame a las escuelas veracruzanas, claro, si da la venia el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

«Quien tiene la última palabra es el gobernador, y en ese mismos sentido tendríamos que analizar», señaló el Secretario Escobar García, puntualizando que este convenio también dependería de los empresarios y la inversión que se requiera.

Entonces, ¿en qué quedamos, don Zenya? ¿No será que alguien le está moviendo el tapete por haberse destapado tan anticipadamente? Solo recuerden que era diputado local y ya había adelantado meses antes de comenzar este gobierno que sería el titular de la SEV, hasta que recibió regaño y advertencia del gobernador electo.



¡Investiguen a la víctima, por cacique!



El perredista asesinado la madrugada de este lunes en Paso del Macho, Rafael Molina Pacheco, exalcalde en tres ocasiones, debe estar revolcándose porque la Fiscalía General de Veracruz no solo investiga quiénes lo asesinaron y quién o quiénes mandaron a matarlo.

También indagan qué parte de su actuación como autoridad municipal perenne (y aquí habrá que recordar a Pepe de la Torre, alcalde de Martínez por tercera ocasión) pudo haber sido la causa de la malquerencia que lo llevó a la tumba.

Al criticado tuit con que reaccionó el gobierno veracruzano frente al hecho delictivo, en que dio como una de las líneas de investigación su cacicazgo en Paso del Macho, lo que provocó la reacción enfurecida de perredistas y del senador Héctor Yunes Landa, hoy se ha sumado el polémico secretario de Gobierno, Eric Cisneros.

Dos cosas causan la molestia de muchos: la primera, que don Eric se erija como vocero de la Fiscal Verónica Hernández Giadáns, quien parece carecer de un jefe de prensa, y la segunda, que prácticamente asegure que por ser cacique fue asesinado Molina Pacheco.

Según el de Otatitlán, en el crimen del exalcalde pasomachense (alguien me dijo que ese era el gentilicio), se siguen todas las líneas de investigación, entre las que se incluye su cacicazgo político.

Y dio detalles: Pacheco Molina había ocupado la presidencia municipal de Paso del Macho por tres periodos gubernamentales, y también fue director de Obras Públicas como lo hacía en este cuatrienio.

Usted debe saber que a don Eric le gusta estar en la boca de muchos; no son suyos los modales diplomáticos y, mucho menos, los rigores políticos que marcan la obligación de ocultar cosas para evitar reacciones.



Don Eric repartió trompadas



No solo se metió con este tema, también con el decir de dos granujas que tienen menos apego por las versiones edulcoradas de la realidad.

Ya vimos cómo apareció en la prensa que el secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, había logrado desatorar el bloqueo carretero de quienes pedían la libertad de don Ramón, allá por Orizaba, prometiendo que se liberaría a quien mató a un frustrado secuestrador de uno de sus hijos.

Este lunes ocurrió esto último. De la vinculación a proceso por el delito de homicidio, el Juez de Control resolvió variarlo a homicidio en riña, y la medida cautelar de prisión por un año la varió a prisión domiciliaria. Esto puso en conflicto tanto a la Fiscal como a la Magistrada Presidenta del Poder Judicial, ambas ligadas justamente al número dos del gobierno veracruzano.

Muchos atribuyen a ello la reacción de Eric Cisneros contra la declaración del secretario Gutiérrez Maldonado de que en Xalapa se dirimen el control de las calles y de los negocios criminales el grupo de los Zetas y el Cartel Jalisco Nueva Generación, cosa que él negó.

Pero lo que más le pudo al Secretario de Gobierno fueron las torpes declaraciones del torpe alcalde xalapeño, Hipólito Rodríguez, quien se agarró de lo dicho a medios de comunicación por el titular de la SSP para recomendar a los xalapeños que nos cuidemos (solos, con nuestras propios recursos) de esas dos bandas criminales. No vaya a ser la mala suerte…

Fue tanto como decir que, ante esos dos carteles, ni la policía estatal ni la municipal (incluso con el apoyo de las fuerzas federales) pueden hacer maldita la cosa para cuidar de los ciudadanos y, además, que sería mejor que nos armemos porque la cosa está fuera de control.

La cuestión es que nadie cuida las formas y, entonces, como para qué se enojan, si todos son iguales.



Frases sin disfraces



“Al final, no recordamos las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos”. Martin Luther King

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com

Otras Noticias
DPODERAPODER.MX Copyright © 2011 | Todos los derechos Reservados

Desarrollado por iworksver.net